Chorioamnionitis

La corioamnionitis es una infección de la placenta y del líquido amniótico. Solo unas pocas mujeres la contraen. Sin embargo, es una causa común de trabajo de parto y nacimiento pretérmino.

La causa más frecuente de la corioamnionitis son bacterias que se encuentran comúnmente en la vagina. Se presenta con más frecuencia cuando el saco amniótico ha estado roto por mucho tiempo antes del nacimiento. Esto permite que las bacterias de la vagina suban y entren en el útero.

Usted tiene más probabilidades de contraer esta infección si:

  • Su bolsa de agua (saco amniótico) se rompe mucho antes del parto propiamente dicho.
  • Tiene un trabajo de parto largo.
  • Le hacen exámenes vaginales frecuentes durante el trabajo de parto.
  • Este es su primer embarazo.
  • Tiene una enfermedad de transmisión sexual u otra infección vaginal.
  • Consume alcohol o tabaco.
  • Tiene un monitoreo fetal interno.
  • Recibe anestesia epidural durante el trabajo de parto.
  • Tiene infección por el estreptococo del grupo B.

Los síntomas pueden variar levemente de una persona a otra. Pueden incluir:

  • Fiebre
  • Frecuencia cardíaca rápida en la madre y el bebé
  • Útero sensible o dolorido
  • Olor desagradable del líquido amniótico

Los síntomas a veces pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Visite siempre a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

Su proveedor le preguntará sobre sus antecedentes de salud. También le realizará un examen físico. Es posible que pueda diagnosticar la corioamnionitis solo a partir de sus síntomas. Es posible que usted también necesite un análisis de laboratorio para comprobar si existe una infección.

Su proveedor de atención médica puede sugerir realizar un examen llamado amniocentesis, aunque no se hace rutinariamente en relación con la corioamnionitis. Durante este examen, su proveedor de atención médica usa una aguja para tomar una cantidad pequeña de líquido amniótico para analizarlo.

Su proveedor de atención médica determinará el mejor tratamiento para usted y su bebé según:

  • Su salud general y sus antecedentes de salud.
  • Qué tan avanzado esté su embarazo.
  • El grado de su afección.
  • Su capacidad y la de su bebé de manejar tratamientos, procedimientos o medicamentos específicos.
  • Cuánto se espera que dure su afección.
  • Su opinión o preferencias.

Se usan antibióticos para tratar la corioamnionitis apenas se diagnostica la infección. Es posible que su proveedor de atención médica le recomiende que dé a luz a su bebé antes de tiempo. Esto puede prevenir complicaciones tanto para usted como para su bebé. Es posible que usted necesite continuar tomando antibióticos después del nacimiento de su bebé.

La corioamnionitis puede causar una infección de la sangre peligrosa en la madre llamada bacteriemia. Esto puede provocar que el bebé nazca prematuramente. También puede causar una infección seria en el recién nacido como, por ejemplo, neumonía, meningitis, daño cerebral o muerte.

Si se rompe su bolsa de agua de manera temprana (ruptura prematura de membranas), los antibióticos bajan las probabilidades de que se presente corioamnionitis. También ayuda limitar la cantidad de exámenes vaginales antes y durante el trabajo de parto.

Si sus membranas se rompen, avise enseguida a su proveedor de atención médica. Otros síntomas que requieren atención urgente incluyen:

  • Fiebre
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Útero sensible o dolorido
  • Líquido amniótico maloliente

La corioamnionitis es una infección de la placenta y del líquido amniótico. 

  • Se presenta con más frecuencia cuando el saco amniótico ha estado roto por mucho tiempo antes del nacimiento.
  • El síntoma principal es la fiebre. Otros síntomas incluyen frecuencia cardíaca rápida, útero sensible o dolorido y mal olor proveniente del líquido amniótico.
  • La corioamnionitis puede causar complicaciones para el mamá y el bebé.
  •  Es posible que le den antibióticos si usted tiene una ruptura prematura de las membranas. Esto puede reducir el riesgo de corioamnionitis.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.