Dolor de espalda durante el embarazo

Dolor de espalda durante el embarazo

¿Por qué el dolor de espalda es tan común durante el embarazo?

Una de las quejas más comunes durante el embarazo es el dolor de espalda. De hecho, se estima que más de la mitad de todas las mujeres experimentan algún grado de molestias en la espalda. La mayoría de los dolores de espalda se relacionan con los cambios físicos que suceden durante el embarazo, incluidos los niveles hormonales diferentes, los cambios en el centro de gravedad y la postura. Lamentablemente, suele empeorar a medida que el embarazo avanza.

¿De qué manera el embarazo afecta el dolor de espalda?

A lo largo del embarazo, las hormonas afectan los músculos y articulaciones de la mujer. Las hormonas relaxina y progesterona relajan los músculos y aflojan los ligamentos y las articulaciones, especialmente, en la zona pélvica. El peso adicional y los cambios que el cuerpo experimenta durante el embarazo, junto con esas articulaciones y ligamentos más flojos, pueden provocar molestias e incluso ocasionar alguna lesión. 

A medida que su útero crece y se vuelve más pesado, su centro de gravedad cambia, lo cual puede ocasionar problemas con el equilibrio y posibles caídas. El peso de su bebé y el debilitamiento de los músculos abdominales empujan la parte baja de su columna hacia adelante, lo cual significa un mayor esfuerzo para los músculos de su espalda. Muchas mujeres responden a esto inclinándose hacia atrás, en una postura antinatural, que aumenta el esfuerzo y el dolor en la espalda.  

¿Qué puede hacer?

Es posible evitar parte de este dolor de espalda: 

  • Intente usar la mecánica adecuada del cuerpo. Por ejemplo, si necesita levantar algo, póngase de cuclillas, flexione las rodillas y mantenga la espalda recta. Evite inclinarse desde la cintura. 

  • Adopte una buena postura al sentarse o al estar de pie, y haga ejercicios para fortalecer la espalda. Hable con su proveedor de atención médica sobre qué ejercicios para la espalda son adecuados para usted.

  • Evite actividades que signifiquen un esfuerzo para su espalda, como levantar y mover objetos pesados.   

  • Use zapatos que le proporcionen un buen soporte.

  • Si ya siente molestias, hable con su médico. Para aliviar el dolor de espalda, quizás necesite descansar, usar prendas especiales que le brinden un soporte adecuado, u otro tipo de tratamiento.

La prevención y el tratamiento del dolor de espalda son importantes para evitar las lesiones y reducir las posibilidades de que tenga dolor de espalda crónico o en el largo plazo. Dado que el dolor de espalda en el embarazo puede ser síntoma de problemas más graves, como un trabajo de parto prematuro, hable siempre con su médico.