El embarazo y los cambios en su piel

El embarazo y los cambios en su piel

Para muchas mujeres, el embarazo comienza con una piel resplandeciente, mejillas sonrosadas y un cabello brillante. Pero otras mujeres pueden experimentar cambios en la piel que no son tan atractivos, incluyendo acné, manchas oscuras y estrías.

A continuación, se describen algunos de los problemas de la piel más comunes del embarazo, junto con algunos consejos prácticos sobre cómo manejar aquellos que puedan presentar dificultades.

Acné

Un mayor flujo sanguíneo y más producción de grasitud son los factores que dan a una embarazada ese brillo radiante. Pero, ese brillo a veces tiene su precio, ya que la mayor producción de grasitud puede ocasionar acné.

Al igual que cuando tenía granitos en sus años de adolescente, mantener la piel afectada limpia y libre de grasitud puede ayudar, pero hay ciertos productos para el cuidado de la piel y el acné que deben evitarse durante el embarazo:

  • Los fármacos recetados para tratar el acné isotretinoína y tretinoína pueden provocar defectos de nacimiento y nunca debería usarlos mientras esté embarazada.

  • Evite los exfoliantes abrasivos, ya que pueden ser irritantes para la piel sensible.

  • Por lo general, la mayoría de los tratamientos y productos de limpieza para el acné que se venden sin receta pueden usarse durante el embarazo sin problemas, pero debería consultar primero a su proveedor de atención médica.  La buena noticia es que el acné suele irse poco tiempo después del parto.

Manchas oscuras

El aumento natural de la melanina durante el embarazo es el responsable de las zonas de piel oscurecidas, en especial, en la cara. Para minimizar esta “máscara del embarazo”, llamada cloasma o melasma:

  • Use filtro o colóquese un sombrero mientras esté en el sol.

  • Reduzca la cantidad de tiempo que pasa bajo el sol. Evite las horas pico de entre las 10 a. m. y las 2 p. m., que es cuando los rayos del sol están más fuertes.

La mayoría de estas zonas amarronadas se desvanecen con el tiempo, a menudo, dentro de los pocos meses siguientes a haber dado a luz.

Estrías

Si bien, la mayoría de las mujeres sabe que el embarazo le generará alguna estría en el vientre, muchas se sorprenden al ver que también tienen esas marcas rosadas o rojizas en sus senos, glúteos y muslos.

De hecho, las estrías pueden darse en cualquier parte del cuerpo donde se produzca un crecimiento rápido del volumen que estire la piel. Lamentablemente, no hay métodos de eficacia comprobada que sirvan para prevenir o quitar las estrías, a pesar de la gran cantidad de cremas y lociones que se publicitan.

Las estrías se desvanecerán con el tiempo, y puede minimizar cualquier irritación usando un humectante.

Otras afecciones

Piel con picazón

Es común sentir picazón en la piel, en especial en el invierno, cuando la piel está seca y se irrita con facilidad. Pero algunas mujeres presentan un salpullido o erupciones provocadas por diferentes problemas. Si bien la mayoría de estos casos son más irritantes que peligrosos, siempre debería consultar a su proveedor de atención médica acerca de cualquier episodio de picazón.

Crecimiento del cabello

Las hormonas del embarazo pueden aumentar el crecimiento del cabello, y es posible que muchas mujeres noten que su cabello está más grueso y se ve más saludable. Pero, en ocasiones, esas hormonas pueden hacer que crezca también vello en otros lugares, tales como la cara o el cuello. Hable con su proveedor de atención médica si nota un exceso de crecimiento de cabello o vello en nuevos lugares. La mayoría de los métodos para quitar el vello pueden emplearse sin problemas en el embarazo, incluyendo la cera, las pinzas, la rasuradora y los tratamientos láser.

Durante el embarazo, algunas mujeres experimentan un menor crecimiento del cabello. Hay dos procesos que participan para que esto suceda. Primero, disminuye la velocidad real de crecimiento del cabello. Segundo, menos folículos pilosos que lo habitual entran en la fase de descanso. Sin embargo, después del embarazo son más los folículos pilosos que entran en la fase de descanso, y muchas mujeres notan un aumento en la cantidad de cabello que se les cae durante uno a cuatro meses. Eso no es signo de caída del cabello: El cabello volverá a crecerle normalmente dentro de los siguientes seis a 12 meses.