Preterm Labor

Es el trabajo de parto que comienza antes de las 37 semanas completas de embarazo. Se produce cuando el útero se contrae regularmente y el cuello del útero comienza a afinarse y abrirse. Esto permite que el bebé (feto) entre en el canal de parto.

En la mayoría de las mujeres, se desconoce el motivo. Las causas conocidas del trabajo de parto pretérmino son:

  • Infecciones
  • Sangrado vaginal
  • Cambios hormonales
  • Estiramiento del útero. Esto puede ocurrir por tener más de un feto, un bebé grande o demasiado líquido amniótico.

La mayoría de las mujeres que experimentan trabajo de parto pretérmino no tienen factores de riesgo conocidos. Sin embargo, existen condiciones que aumentan el riesgo.

Factores de riesgo de la madre

  • Fumar
  • Ser menor de 20 años o mayor de 35
  • Tener problemas de salud de largo plazo, como una enfermedad cardíaca o renal
  • Usar drogas ilegales, como la cocaína
  • Tener un útero de forma anormal
  • Tener un cuello uterino que no puede permanecer cerrado
  • Estrés
  • Tener antecedentes de trabajo de parto pretérmino
  • Ser afroamericana

Factores de riesgo relacionados con el embarazo

  • Placenta que se separa del útero antes de tiempo
  • Placenta en posición anormal
  • Placenta que no funciona como debería
  • Ruptura del saco que recubre al feto antes de tiempo (ruptura prematura de las membranas)

Factores de riesgo para el feto

  • Defectos de nacimiento
  • Problemas con el crecimiento del feto
  • Más de un feto

Estos son los síntomas más comunes del trabajo de parto pretérmino:

  • Tensión en el útero (contracciones), especialmente si son más de 4 en 1 hora
  • Cólicos similares a los dolores menstruales
  • Presión en la parte baja del abdomen
  • Dolor de espalda
  • Diarrea
  • Cambio en el tipo o la cantidad de la secreción vaginal. Puede ser sangre, moco o fluido acuoso.
  • Chorros de líquido de la vagina

Si tiene alguno de estos síntomas de trabajo de parto pretérmino, comuníquese lo antes posible con su proveedor de atención médica.

Los síntomas del trabajo de parto pretérmino pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Visite siempre a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

Si su proveedor de atención médica considera que está con un trabajo de parto pretérmino, lo más probable es que la interne en el hospital. Mediante un monitor electrónico medirá la frecuencia de las contracciones y su duración. Este monitor tiene un pequeño dispositivo (transductor) que se coloca sobre su panza con un cinturón. El transductor detecta y envía información sobre las contracciones al monitor. También se controla el ritmo cardíaco del bebé.

Otras formas de determinar el trabajo de parto pretérmino pueden ser:

  • Un examen pélvico. Su proveedor de atención médica controlará el cuello del útero para determinar si hay cambios.
  • Una ecografía transvaginal. Para esta ecografía se utiliza un dispositivo (transductor) que se coloca dentro de la vagina. El examen permite medir la longitud del cuello del útero.
  • Un análisis del líquido amniótico. Esto permite a su proveedor de atención médica saber si el saco alrededor del feto está roto.
  • Pruebas de fibronectina fetal (fFN). La fFN es una proteína que se encuentra entre la membrana amniótica y el recubrimiento del útero. Se analiza un hisopado del cuello del útero o el fluido vaginal en busca de fFN. Si está presente, puede ser un signo de trabajo de parto pretérmino.

El tratamiento para el trabajo de parto pretérmino puede incluir:

  • Reposo en cama, ya sea en casa o en el hospital
  • Medicamentos tocolíticos. Ayudan a disminuir o detener las contracciones. Se pueden aplicar como inyecciones o directamente en la vena (por vía intravenosa).
  • Corticoesteroides. Ayudan a que los pulmones del bebé crezcan y maduren. Los pulmones de los bebés prematuros pueden tener dificultades para funcionar por sí mismos.
  • Cerclaje cervical. Este procedimiento se usa para cerrar el cuello del útero con una sutura. Se puede realizar cuando el cuello de útero es débil y no logra permanecer cerrado.
  • Antibióticos. Se usan para tratar infecciones
  • Parto. Si los tratamientos no detienen el trabajo de parto pretérmino o usted o su bebé corren peligro, su proveedor de atención médica provocará el parto. Tal vez necesite una cesárea.

El trabajo de parto pretérmino puede llevar a un nacimiento prematuro. Si bien la mayoría de los bebés nacen después de la semana 37, los que nacen prematuros tienen mayores riesgos de complicaciones.

Los bebés prematuros nacen antes de que su cuerpo y su sistema de órganos hayan madurado completamente. Estos bebés suelen ser pequeños, con bajo peso al nacer (menos de 2500 gramos o 5,5 libras). También pueden necesitar ayuda para respirar, comer, combatir infecciones y mantener la temperatura corporal. Los bebés que nacen antes de las 28 semanas son los que corren más riesgo de tener problemas.

Los bebés prematuros pueden tener:

  • Problemas para mantener la temperatura corporal estable o conservar el calor
  • Problemas para respirar
  • Problemas en el corazón y los vasos sanguíneo, incluso defectos en el corazón y problemas en la sangre y el ritmo cardíaco
  • Problemas en la sangre, como por ejemplo, bajo recuento de glóbulos rojos (anemia), color amarillento de la piel por la descomposición de glóbulos rojos (ictericia) o bajos niveles de azúcar en la sangre (hipoglucemia)
  • Problemas en los riñones
  • Problemas digestivos, incluso dificultades para alimentarse y mala digestión
  • Problemas del sistema nervioso que incluyen sangrado en el cerebro o convulsiones
  • Infecciones

Los bebés prematuros también pueden tener problemas de salud a largo plazo. Por lo general, cuanto más prematuro es el bebé, más graves y duraderos son los problemas de salud.

La mayoría de los bebés sobreviven aunque hayan nacido antes de tiempo y sean muy pequeños. De ser posible, lo mejor es evitar el trabajo de parto prematuro.

Los cuidados prenatales son importantes para identificar problemas y factores del estilo de vida que pueden aumentar los riesgos de trabajo de parto y parto prematuros. A continuación se enumeran algunas formas para evitar el trabajo de parto pretérmino:

  • Si fuma, consiga ayuda para dejar de fumar antes de quedar embarazada.
  • Averigüe si tiene riesgo de tener un trabajo de parto pretérmino.
  • Conozca cuáles son los síntomas del trabajo de parto pretérmino.

Si tiene riesgo de parto prematuro, su proveedor de atención médica puede administrarle la hormona progesterona. Ayuda a reducir el riesgo de parto prematuro si tiene antecedentes de nacimientos prematuros.

Durante un control prenatal regular, usted y su proveedor de atención médica conversarán sobre los síntomas del trabajo de parto pretérmino y normal. Si tiene algún síntoma de trabajo de parto pretérmino, como por ejemplo contracciones, calambres, dolor en la espalda o pérdida de líquido por la vagina, comuníquese de inmediato con su proveedor de atención médica.

  • El trabajo de parto pretérmino es el que comienza antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Los síntomas incluyen contracciones, calambres, dolor de espalda y pérdida de líquido por la vagina.
  • El trabajo de parto pretérmino puede llevar a un nacimiento prematuro. Los bebés que nacen demasiado pronto corren el riesgo de tener muchos problemas de salud graves.
  • Si tiene algún síntoma de trabajo de parto pretérmino, comuníquese lo antes posible con su proveedor de atención médica.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor de atención médica le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además, escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor de atención médica.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué se recomienda un análisis o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor de atención médica si tiene preguntas.