Primer Trimestre

El primer trimestre

La primera consulta prenatal

La primera consulta prenatal es la más exhaustiva. Un proveedor de atención médica
le hace preguntas a la futura mamá sobre sus antecedentes médicos y realiza un examen
físico. También se hacen ciertas pruebas y algunos procedimientos para una revisión
de la salud inicial de la madre y el feto. La primera consulta prenatal puede incluir
lo siguiente:

  • Los antecedentes médicos personales. Estos pueden abarcar lo siguiente:

    • Las afecciones que tuvo y tiene actualmente, como diabetes, presión arterial alta
      (hipertensión), anemia y alergias.

    • Los medicamentos que toma en la actualidad (de venta libre o con receta).

    • Las cirugías que le han hecho en el pasado.

  • Antecedentes médicos de la familia materna y paterna. El proveedor de atención médica hará preguntas sobre las enfermedades, por ejemplo,
    la diabetes o las discapacidades intelectuales o del desarrollo. También preguntará
    sobre los trastornos genéticos, como la enfermedad de las células falciformes o la
    enfermedad de Tay-Sachs.

  • Antecedentes personales ginecológicos y obstétricos. El proveedor de atención médica querrá obtener información sobres los embarazos anteriores
    (bebés que nacieron muertos, abortos espontáneos, partos, abortos provocados) y los
    antecedentes menstruales (extensión y duración de las menstruaciones).

  • Educación. El proveedor de atención médica hablará con la embarazada sobre la importancia de
    comer una dieta saludable, hacer ejercicio físico con regularidad y no consumir alcohol,
    drogas ilegales ni tabaco. También abordará cualquier inquietud sobre violencia doméstica.

  • Exploración ginecológica. Esta exploración puede realizarse por una o por todas estas razones:

    • Para evaluar el tamaño y la ubicación del útero

    • Para determinar la edad del feto

    • Para revisar el tamaño y la estructura del hueso pélvico

    • Para hacer una prueba de Papanicolaou (también llamada citología vaginal) para detectar
      la presencia de células anormales

  • Análisis de laboratorio. Pueden incluir los siguientes:

    • Análisis de orina. Se realizan para detectar la presencia de bacterias, azúcar y proteína.

    • Análisis de sangre. Se realizan para determinar el tipo de sangre. A todas las embarazadas se les hacen
      pruebas durante las primeras semanas de embarazo para determinar el factor Rh. Puede
      que la madre y el feto tengan tipos de sangre incompatibles. La más frecuente es la
      incompatibilidad del factor Rh. La incompatibilidad del factor Rh ocurre cuando la
      sangre de la madre es Rh negativa y la del padre es Rh positiva, y la del feto es
      Rh positiva. La madre puede fabricar anticuerpos contra el feto que es factor Rh positivo,
      lo que puede derivar en anemia fetal. Los problemas de incompatibilidad se vigilan
      de cerca. Hay tratamientos disponibles para evitar la producción de anticuerpos contra
      el antígeno Rh durante el embarazo.

  • Pruebas de hemocribado. Se realizan para encontrar enfermedades tales como la rubéola, una enfermedad infecciosa
    también conocida como sarampión alemán.

  • Pruebas genéticas. Se realizan para detectar la presencia de enfermedades hereditarias, como la anemia
    de células falciformes y la enfermedad de Tay-Sachs.

  • Pruebas de detección. Se realizan para encontrar enfermedades infecciosas, por ejemplo, las infecciones
    de transmisión sexual (ITS).

La primera consulta prenatal también es un buen momento para que la futura mamá haga
todas las preguntas o hable sobre cualquier inquietud respecto del embarazo.

Qué puede esperar durante el primer trimestre

Para el desarrollo normal del feto, es fundamental estar saludable en el primer trimestre.
Es posible que la futura mamá no muestre mucho por fuera. Sin embargo, dentro de su
cuerpo, se están formando todos los órganos, los aparatos y los sistemas importantes
del feto.

Cuando el embrión se implanta en la pared uterina, se producen varios cambios:

  • Saco amniótico. Una bolsa que contiene líquido amniótico rodea al feto durante el embarazo. El feto
    y el amnios (la membrana que recubre la cara fetal de la placenta) producen el líquido
    amniótico que protege al feto contra las lesiones. Además, este líquido ayuda a regular
    la temperatura fetal.

  • Placenta. Es un órgano que tiene la forma de un pastel plano y que solo crece durante el embarazo.
    Se fija a la pared del útero con pequeñas prolongaciones llamadas vellosidades. Los
    vasos sanguíneos del feto salen desde el cordón umbilical y llegan hasta estas vellosidades,
    donde intercambian nutrientes y productos de desecho con la sangre de la madre. Una
    membrana delgada separa los vasos sanguíneos del feto del suministro de sangre de
    la madre.

  • Cordón umbilical. El cordón umbilical es similar a una cuerda y une al feto con la placenta. Contiene
    2 arterias y una vena que le llevan oxígeno y nutrientes al feto, y retiran sus productos
    de desecho.

Durante el primer trimestre, el feto es más susceptible al daño provocado por sustancias
tales como el alcohol, las drogas ilegales y algunos medicamentos, y por enfermedades,
como la rubéola.

En esta etapa, el cuerpo de la madre y el bebé cambian rápidamente.


La ilustración muestra el crecimiento fetal desde la semana 8 a la 40

Desarrollo fetal durante el primer trimestre

Los cambios y el desarrollo más considerables ocurren durante el primer trimestre.
Durante las primeras 8 semanas, el feto se llama embrión. El embrión se desarrolla
rápidamente y, hacia el final del primer trimestre, se convierte en un feto totalmente
formado que pesa aproximadamente entre media y 1 onza, y mide, en promedio, 3 o 4 pulgadas
de largo.

Referencias de crecimiento y desarrollo del primer trimestre

Al igual que cada niño crece y madura a un ritmo y un tiempo diferentes, lo mismo
ocurre con ese niño cuando empieza su vida en el útero. La tabla que se muestra a
continuación brinda referencias de los embarazos más normales. Sin embargo, cada feto
se desarrolla de un modo distinto.

Hacia el final de la semana 4
  • Empiezan a formarse todos los sistemas, aparatos y órganos importantes.

  • El embrión parece un renacuajo.

  • Empiezan a formarse el tubo neural, que se convierte en el cerebro y la médula espinal,
    el aparato digestivo, y el corazón y el aparato circulatorio.

  • Comienzan a desarrollarse los ojos y los oídos.

  • Aparecen extremidades diminutas, que se convertirán en los brazos y las piernas.

  • El corazón late.

Hacia el final de la semana 8
  • Todos los principales sistemas y aparatos del cuerpo siguen desarrollándose y funcionando,
    entre ellos, el aparato circulatorio, el sistema nervioso, el aparato digestivo y
    el aparato urinario.

  • El embrión empieza a tomar forma humana, aunque la cabeza es proporcionalmente más
    grande que el resto del cuerpo.

  • En la boca empiezan a desarrollarse los brotes dentarios, que se convertirán en los
    dientes del bebé.

  • Los ojos, la nariz, la boca y las orejas se distinguen mejor.

  • Los brazos y las piernas pueden verse fácilmente.

  • Los dedos de las manos y los pies siguen palmeados, pero pueden distinguirse claramente.

  • Siguen desarrollándose los principales órganos. Se puede escuchar el latido del corazón
    del bebé con un instrumento llamado Doppler.

  • Comienza el desarrollo de los huesos, y la nariz y los maxilares se desarrollan rápidamente.

  • El embrión está en constante movimiento, pero la madre no puede sentirlo.

De embrión a feto

Después de 8 semanas, el embrión se llama ahora feto, que significa hijo.

Aunque en este momento el feto solo tiene entre 1 y 1½ pulgadas de largo, la mayoría
de los órganos, aparatos y sistemas ya se han formado.

Durante la semana 9 y la 12
  • Se han desarrollados los órganos genitales externos.

  • Aparecen las uñas de las manos y de los pies.

  • Se forman los párpados.

  • El feto empieza a moverse más.

  • Los brazos y las piernas están totalmente formados.

  • La laringe empieza a formarse en la tráquea.

Durante las primeras 12 semanas, el feto es más vulnerable. Durante este período,
se están formando todos los órganos, los sistemas y aparatos importantes del cuerpo,
y estos pueden sufrir daños si el feto es expuesto a drogas, rubéola, radiación, tabaco,
y sustancias químicas y tóxicas.

Si bien los órganos, los aparatos y los sistemas del cuerpo están totalmente formados
hacia el final de la semana 12, el feto no puede sobrevivir de forma independiente.

Cambios en el cuerpo de la madre

Durante el embarazo, también ocurren muchos cambios en el cuerpo de la futura mamá.
Las mujeres experimentan estos cambios de forma diferente. Algunos síntomas del embarazo
continúan durante varias semanas o algunos meses; otros solo se sienten durante poco
tiempo. Algunas mujeres tienen muchos síntomas; otras, solo algunos o ninguno. La
siguiente es una lista de los cambios y los síntomas que pueden ocurrir durante el
primer trimestre:

  • Aumenta el tamaño de las glándulas mamarias, y esto puede hacer que las mamas se hinchen
    y causen dolor a la palpación al prepararse para la lactancia materna. Esto se debe
    al aumento del estrógeno y la progesterona. Se recomienda usar un sostén que proporcione
    buen soporte.

  • Las areolas de la mujer (las áreas pigmentadas que rodean el pezón de cada mama) se
    agrandarán y oscurecerán, y tal vez se cubran de pequeños bultos blancos llamados
    folículos de Montgomery (glándulas sudoríparas que aumentaron de tamaño).

  • En la superficie de las mamas, las venas se vuelven más evidentes.

  • El útero está creciendo y empieza a ejercer presión sobre la vejiga de la mujer. Es
    posible que ella tenga que orinar con más frecuencia.

  • En parte debido a los aumentos en las hormonas, una embarazada puede tener cambios
    de estado de ánimo similares a los del síndrome premenstrual (SPM). Las mujeres con
    SPM pueden tener cambios de estado de ánimo, irritabilidad y otros síntomas físicos
    que ocurren poco antes de cada menstruación.

  • El aumento de los niveles hormonales para que el embarazo siga adelante puede provocar
    náuseas del embarazo, las cuales incluyen la sensación de náuseas y a veces vómitos.
    Las náuseas del embarazo no ocurren necesariamente solo por la mañana y pocas veces
    interfieren en la alimentación adecuada de la madre y el feto.

  • La madre puede tener estreñimiento, ya que el útero en crecimiento ejerce presión
    sobre el recto y los intestinos.

  • Las contracciones musculares de los intestinos, que ayudan a empujar la comida a través
    del tubo digestivo, se vuelven más lentas debido a los altos niveles de progesterona.
    Esto, a su vez, puede causar acidez, indigestión, estreñimiento y gases.

  • Puede que la ropa se sienta más ajustada alrededor de las mamas y la cintura, puesto
    que aumenta el tamaño del abdomen el feto que está creciendo.

  • Una mujer puede estar extremadamente cansada debido a las demandas físicas y emocionales
    del embarazo.

  • Desde el comienzo hasta el final del embarazo, el volumen cardíaco aumenta aproximadamente
    entre un 40 % y un 50 %, lo que incrementa el gasto cardíaco. El aumento del gasto
    cardíaco puede llevar al incremento de la frecuencia del pulso durante el embarazo.
    Es necesario que el volumen de sangre sea mayor para que haya más circulación de sangre
    al útero.