Violencia Familiar

Violencia doméstica

¿Qué es la violencia doméstica?

La violencia doméstica es la crueldad y el abuso que se sufre de otros miembros de
la familia o de las parejas íntimas. Puede ser por parte de un cónyuge o excónyuge.
Puede ser de un novio, una novia o un exnovio o exnovia. Este tipo de abuso puede
pasar incluso en una cita. También puede venir por parte de un familiar, como uno
de los padres. Puede ser de un hermano o hermana, o quizás un de un hijo o hija a
alguno de sus padres. Existen muchos términos para la violencia doméstica, como los
siguientes:

  • Abuso de la pareja íntima

  • Violencia familiar

  • Abuso y maltrato infantil

  • Maltrato de ancianos

  • Abuso de hermanos

  • Golpizas

  • Violencia en el noviazgo

  • Violación marital

  • Violación en una cita

  • Acecho

La violencia doméstica puede adoptar muchas formas. Con frecuencia implica acoso y
amenazas. Puede incluir comportamientos violentos, que se usan para ganar poder y
control sobre la otra persona. El abusador a menudo es un varón. Las mujeres suelen
ser las víctimas. Sin embargo, la violencia doméstica también puede ocurrir contra
los hombres. También se da entre parejas del mismo sexo. Los estigmas sociales respecto
de las relaciones LGBTQ en algunas comunidades pueden hacer más difícil que la persona
afectada busque ayuda.

Datos sobre la violencia doméstica

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en
inglés) mencionan lo siguiente:

  • En los Estados Unidos, casi 24 personas por minuto sufren violación, violencia o acecho
    por parte de una pareja.

  • Alrededor de 3 de cada 10 mujeres y 1 de cada 10 hombres en los Estados Unidos han
    denunciado violación, violencia física o acecho por parte de un familiar o una pareja.

Algunos de los efectos en las personas afectadas pueden ser estos:

  • Depresión

  • Pensamientos e intentos de suicidio

  • Baja autoestima

  • Consumo excesivo de drogas y bebidas alcohólicas

  • Trastorno por estrés postraumático

¿Cuáles son los tipos de violencia doméstica?

Tipos de violencia doméstica:

  • Físico. Significa golpear a una persona para provocarle una lesión física. Puede causarle
    moretones, huesos rotos, sangrado interno y la muerte. Por lo general, el abuso empieza
    con contacto mínimo. Con el tiempo va aumentando hasta llegar a acciones más violentas.

  • Sexual. Se refiere a la violación u otra actividad sexual forzada. A menudo puede ocurrir
    durante la golpiza física o después.

  • Mental o emocional. El abusador mental o emocional suele usar palabras, amenazas y acoso. El abuso puede
    incluir celos extremos, aislamiento forzado y destrucción de los efectos personales.
    Puede haber amenazas de dañar a los hijos, a otros miembros de la familia o a mascotas.
    El aislamiento, a menudo, se da cuando el abusador intenta controlar a su víctima
    en los horarios, las actividades y el contacto con otras personas. Para hacerlo, bloquea
    las relaciones de contención. Es posible que cree barreras para las actividades normales,
    como quitándole las llaves del automóvil o encerrando a la persona en la casa. Quizás
    mientan o distorsionen la realidad para ganar el control mental.

  • Acecho. Se trata de comportamientos repetidos de acoso o amenazas. Suele llevar al abuso físico
    o sexual.

  • Económico. Es cuando el abusador controla el acceso a todos los recursos de la persona. Por ejemplo,
    al tiempo, al transporte, a los alimentos, a la vestimenta, a refugios, a seguros
    y al dinero. Por ejemplo, el abusador quizás interfiera con la capacidad de su pareja
    de ser autosuficiente o independiente. Es posible que insista en controlar todas las
    finanzas. Cuando la persona afectada deja una relación violenta, el abusador quizás
    use el aspecto económico como una manera de mantener el control o de obligar a la
    persona a regresar.

Cómo empieza la violencia doméstica

El abuso con frecuencia empieza, por ejemplo, con insultos, amenazas y golpear o arrojar
objetos. Puede empeorar con empujones, bofetadas y sujetar a una persona contra su
voluntad. Luego puede haber puñetazos, golpes y patadas. Pueden aumentar los comportamientos
que ponen en peligro la vida, como asfixia, rotura de huesos o el uso de armas.

Por lo general, el abuso verbal y emocional viene antes del abuso físico. Esté pendiente
de las señales de advertencia, como celos extremos, mal temperamento, comportamiento
inestable, crueldad hacia los animales y abuso verbal.

Cómo obtener ayuda

El primer paso es comprender que el abuso está ocurriendo y que no está bien. Las
acciones implicadas en la violencia doméstica no son una muestra de amor. Tienen que
ver con el poder y el control.

Comuníquese con el refugio local de mujeres o de la comunidad LGBTQ o con la Línea
Nacional contra la Violencia Doméstica al 800-799-7233 (SAFE). Allí pueden brindarle
información útil y asesoramiento.

La Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica insta a las personas que están
en una relación abusiva a crear un plan de seguridad. Este plan puede servirle de
ayuda en situaciones difíciles.

  • Encuentre un lugar seguro adonde ir en su casa si empieza una discusión. Evite las
    habitaciones que no tengan salida. Evite las habitaciones con armas u otros peligros
    potenciales, como la cocina y el baño.

  • Sepa a quién puede contactar en una crisis. Establezca una palabra o una señal que
    sirva de código con un familiar, vecino o amigo de confianza para que sepan cuando
    necesite ayuda.

  • Memorice todos los números de teléfono importantes.

  • Tenga siempre dinero y cambio encima.

  • Tenga un bolso listo con papeles y documentos importantes. Coloque este bolso en un
    lugar al que pueda acceder fácilmente si lo necesita. Este bolso debe tener las tarjetas
    de la seguridad social, los certificados de nacimiento, de matrimonio, la chequera,
    tarjetas de crédito, el extracto bancario, las tarjetas del seguro de salud y algún
    registro de abusos anteriores, como fotos e informes de la policía.

Recuerde que hay ayuda disponible. Usted tiene derecho a vivir sin miedo y sin violencia.
Si no busca ayuda, el abuso continuará. Estará en riesgo de que le hagan daño grave.