El embarazo y la acidez estomacal

El embarazo y la acidez estomacal

Es probable que usted sea parte del más de 75 % de mujeres embarazadas que experimentan el ardor y el estómago revuelto propios de la acidez estomacal y la indigestión ácida. Suele aparecer en algún punto del segundo o tercer trimestre y puede hacerla sentir muy mal. La acidez estomacal es el nombre empleado para referirse a un malestar que comienza detrás del esternón y que sube hasta el cuello y la garganta. Puede durar hasta unas dos horas, y suele ser peor después de comer. El nombre oficial de la acidez estomacal es reflujo gastroesofágico, dado que los jugos ácidos del estómago o los alimentos y los líquidos del estómago suben hasta el esófago, un tubo muscular hueco que se extiende entre su boca y su estómago.

¿Por qué sucede en el embarazo?

Muchas de las mujeres que tienen acidez estomacal durante el embarazo no tuvieron problemas antes. Y, lamentablemente, si tenía acidez estomacal antes del embarazo, tiene más probabilidades de presentar síntomas. Si bien las razones exactas no son claras, la mayoría de los expertos cree que las hormonas del embarazo, en particular, la progesterona, desempeñan un papel importante. Las hormonas relajan el esfínter esofágico, una banda circular de músculo apretada en la parte superior del estómago. Esto permite que los alimentos parcialmente digeridos y los ácidos del estómago retrocedan hacia el esófago, lo que se conoce como reflujo. Además, la progesterona también hace que el proceso digestivo sea más lento, por lo que la comida permanece más tiempo en el estómago. La mera mecánica del embarazo; es decir, la presión ascendente del útero que está creciendo, también es posible que contribuya.

¿Qué la empeora?

La mayoría de los alimentos condimentados y grasosos que son causa conocida de acidez estomacal suelen causar problemas también a las mujeres embarazadas. Dado que la comida no se digiere tan bien ni se procesa rápidamente durante el embarazo, si come grandes cantidades o come en exceso, por lo general, eso también aumentará su riesgo de tener acidez estomacal. Asimismo, comer justo antes de irse a la cama puede ocasionarle problemas.

¿Qué la alivia?

Para la mayoría de las mujeres, todo aquello que ayude a reducir la producción de ácido o a evitar el reflujo ayuda a prevenir el malestar de la acidez estomacal. Aquí tiene algunos consejos que pueden ayudarle:

  • Evite los clásicos alimentos condimentados, así como aquellos que tienen mucha grasa. Muchas personas recomiendan evitar los cítricos y el chocolate también.

  • Haga varias comidas pequeñas distribuidas a lo largo del día, en lugar de tres comidas grandes.

  • Intente subir la cabecera de su cama varias pulgadas y espere al menos una o dos horas después de comer antes de acostarse o irse a dormir.

A algunas mujeres les resulta mejor beber cualquier líquido entre comida y comida que junto con la comida, ya que eso puede aumentar la cantidad de alimentos en el estómago.

Si bien la eficacia de la mayoría de los métodos empleados para aliviar la acidez estomacal durante el embarazo no han sido probados, muchos son seguros y puede que a usted le resulten útiles. Hable con su proveedor de atención médica respecto de sus síntomas de acidez estomacal, y pregunte antes de usar cualquier medicamento de venta libre. Los antiácidos están disponibles como tabletas masticables y líquidos, y funcionan recubriendo el interior del esófago y del estómago, y neutralizando el ácido del estómago. Los medicamentos antiácidos llamados antagonistas H2 actúan reduciendo la cantidad de ácido producida por su estómago. Si bien se considera que la mayoría de estos medicamentos puede usarse sin problemas en el embarazo, deberían evitarse en el primer trimestre. Algunos antiácidos también contienen aspirina o derivados de la aspirina, y no deberían usarse durante el embarazo.

¿Cuándo terminará?

Los síntomas de la acidez estomacal suelen ser leves y manejables. Pero, siempre informe a su proveedor de atención médica si su acidez estomacal es fuerte, si escupe sangre o sus heces son de color oscuro, lo cual es un signo de que hay sangre en su sistema digestivo. Afortunadamente, la acidez estomacal suele terminar con el nacimiento del bebé y cuando su cuerpo recupera el estado que tenía antes del embarazo.