Hemorragia Posparto

Postpartum Hemorrhage

¿Qué es la hemorragia posparto?

La hemorragia posparto es un sangrado más intenso de lo normal después del nacimiento de un bebé. Entre 1 y 5 de cada 100 mujeres tienen hemorragia posparto. Es más probable que suceda con un nacimiento por cesárea. Por lo general, ocurre después de que sale la placenta, pero puede suceder más adelante.

¿Qué provoca la hemorragia posparto?

Cuando nace el bebé, el útero normalmente se contrae y expulsa la placenta. Una vez expulsada, las contracciones ayudan a presionar los vasos sanguíneos en la zona en la que estaba adherida. Si el útero no se contrae con la fuerza suficiente, los vasos sanguíneos sangran libremente. Esta es la causa más común de hemorragia posparto. También es posible que haya sangrado si quedan adheridos pequeños fragmentos de placenta. 

La hemorragia posparto también puede ser producto de:

  • Un desgarro en el cuello del útero o en los tejidos de la vagina
  • Un desgarro en los vasos sanguíneos del útero
  • Sangrado en una zona o espacio de tejido oculto en la pelvis. Esta masa de sangre se llama hematoma. Por lo general, se encuentra en la vulva o la vagina.
  • Problemas de coagulación de la sangre
  • Problemas con la placenta

¿Quiénes corren riesgo de tener hemorragia posparto?

Algunas mujeres tienen mayor riesgo de hemorragia posparto que otras. Las afecciones que pueden aumentar el riesgo incluyen:

  • Desprendimiento de la placenta. Separación temprana de la placenta del útero.
  • Placenta previa. La placenta cubre o está cerca del comienzo del cuello del útero.
  • Sobredistención del útero. El útero es más grande de lo normal por exceso de líquido amniótico o porque el bebé es muy grande.
  • Embarazo múltiple
  • Problemas de presión arterial alta en el embarazo
  • Muchos nacimientos previos
  • Trabajo de parto prolongado
  • Infecciones
  • Obesidad
  • Uso de fórceps o parto asistido por vacío
  • Ser de origen asiático o hispano

¿Cuáles son los síntomas de la hemorragia posparto?

Estos son los síntomas más comunes de la hemorragia posparto:

  • Sangrado incontrolable
  • Descenso de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Disminución del recuento de glóbulos rojos
  • Inflamación y dolor en la vagina y las zonas cercanas, si el sangrado es producido por un hematoma 

Los síntomas de la hemorragia posparto pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Visite siempre a su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hemorragia posparto?

Su proveedor de atención médica revisará sus antecedentes de salud y le hará un examen físico. En ocasiones, los análisis de laboratorio pueden ayudar con el diagnóstico. Otras pruebas pueden incluir:

  • Estimar la cantidad de sangre que perdió
  • Medir el pulso y la presión arterial
  • Conteo de glóbulos rojos
  • Factores de coagulación en la sangre

¿Cómo se trata la hemorragia posparto?

El objetivo del tratamiento de la hemorragia posparto es encontrar y detener la causa del sangrado lo antes posible. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos o masaje uterino para estimular las contracciones
  • Retirar fragmentos de placenta que puedan haber quedado en el útero
  • Examinar el útero y otros tejidos de la pelvis, la vagina y la vulva en busca de áreas que necesiten reparación
  • Balón de Bakri o catéter de Foley para aplicar presión en la parte que sangra en el interior del útero. Es posible que su proveedor de atención médica rellene el útero con esponjas y material estéril. Esta es una alternativa si no se dispone de un balón de Bakri o un catéter de Foley. 
  • Laparotomía. Se trata de una cirugía para abrir el abdomen y buscar la causa del sangrado.
  • Atar o sellar los vasos sanguíneos. Esto se realiza mediante suturas de compresión uterina, un gel especial, pegamento o espirales. La cirugía se realiza durante la laparotomía.
  • Histerectomía. Es una cirugía para extraer el útero. En la mayoría de los casos, éste es el último recurso.

Reemplazar la sangre y los líquidos perdidos es importante en el tratamiento de la hemorragia posparto. Es posible que le administren enseguida líquidos, sangre y productos sanguíneos por vía intravenosa para evitar un shock. El oxígeno también puede ayudar.

La hemorragia posparto puede ser un problema serio. Pero si el proveedor de atención médica la descubre rápidamente y trata la causa del sangrado, por lo general, la recuperación es total.

¿Cuáles son las complicaciones de la hemorragia posparto?

Perder mucha sangre muy rápido puede producir una fuerte caída en su presión arterial. Esto puede provocar un shock o la muerte si no se trata.

¿Se puede prevenir la hemorragia posparto?

Es importante saber antes de dar a luz cuáles son los factores que la ponen en riesgo de sufrir una hemorragia posparto. Es fundamental tener atención de emergencia disponible en caso de que se requiera al momento del nacimiento o después de dar a luz. La atención temprana puede reducir la cantidad de sangre que se pierde.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

La mayoría de los casos de hemorragia de posparto suceden en el nacimiento o poco después. Pero puede sangrar mucho cuando vuelve a su casa del hospital. Si esto sucede, llame de inmediato a su proveedor de atención médica.

Puntos clave sobre la hemorragia posparto

  • La hemorragia posparto es un sangrado intenso después del nacimiento de un bebé.
  • Perder mucha sangre muy rápido puede producir una fuerte caída en su presión arterial. Puede provocar un shock o la muerte si no se trata.
  • La causa más común de la hemorragia posparto es cuando el útero no se contrae lo suficiente después del parto.
  • Encontrar y tratar rápidamente la causa del sangrado en general da como resultado una recuperación total.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor de atención médica le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además, escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor de atención médica.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué se recomienda un análisis o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor de atención médica si tiene preguntas.