Ligadura de trompas

Ligadura de trompas

(Esterilización femenina)

La ligadura de trompas es un procedimiento quirúrgico que puede elegir si es una mujer adulta y no desea quedar embarazada en el futuro. Es posible que haya oído que se hace referencia a la ligadura de trompas como “atarse las trompas”.

La palabra trompas se refiere a la trompa de Falopio por la que pasa el óvulo que sale desde el ovario para llegar hasta el útero todos los meses. La palabra ligadura significa atadura. Dado que este procedimiento evita que se conecten el óvulo y el espermatozoide, impide que haya un embarazo. También se llama procedimiento de esterilización femenina.

Los hombres pueden elegir un procedimiento de esterilización llamado vasectomía. En los Estados Unidos, una de cada cuatro parejas recurre a la esterilización (vasectomía o ligadura de trompas) como método anticonceptivo.

Descripción general del procedimiento

Durante la cirugía de ligadura de trompas, se bloquean o se cortan ambas trompas de Falopio. Este procedimiento suele hacerse en el hospital o en una clínica donde se practican cirugías ambulatorias. En la mayoría de los casos, la paciente puede irse a su casa el mismo día de la cirugía. Puede ser que le hagan esta cirugía con anestesia general (mientras está dormida), o con anestesia local o espinal (anestesias que harán que usted siga despierta, pero sin sentir dolor).

Después de la ligadura de trompas, seguirá teniendo su período y disfrutará del sexo normalmente. De hecho, muchas mujeres se sienten más tranquilas respecto del sexo después de la ligadura de trompas porque ya no tienen que preocuparse por un embarazo no deseado.

Piense que la ligadura de trompas es una decisión permanente de no quedar embarazada. Si bien es posible revertir la ligadura de trompas mediante otra operación, solo entre el 50 y el 80 por ciento de las mujeres pueden quedar embarazadas después de que se les vuelven a unir las trompas de Falopio. También debe saber que la ligadura de trompas no previene las enfermedades de transmisión sexual, por lo que debe seguir tomando medidas para practicar sexo seguro.

Razones para realizar el procedimiento

Elegir la esterilización como método anticonceptivo puede ser una buena opción si:

  • Usted es una mujer adulta.

  • Está en una relación estable en la que ambas personas están de acuerdo en usar un método anticonceptivo definitivo.

  • El embarazo pudiera ser un riesgo para su salud.

  • Usted o su pareja tienen un trastorno genético que no quieren transmitir a un hijo.

Si no está segura de si desea o no embarazarse en el futuro o de que pudiera tener otras parejas en el futuro que pudieran cambiar sus deseos de embarazarse, este método anticonceptivo podría no ser la mejor opción para usted.

Riesgos del procedimiento

La ligadura de trompas es un procedimiento seguro, pero todas las cirugías implican algunos riesgos. En menos de una de cada 1,000 mujeres ocurren problemas graves después de una ligadura de trompas. Deberá firmar un formulario de consentimiento que explica los riesgos y beneficios de la cirugía, y deberá hablar sobre estos riesgos y beneficios con su cirujano. Algunos posibles riesgos de la ligadura de trompas son los siguientes:

  • Sangrado por una incisión en la piel o dentro del abdomen

  • Infecciones

  • Daños en otros órganos dentro del abdomen

  • Efectos secundarios de la anestesia

  • Embarazo ectópico (un óvulo que se fertiliza fuera del útero)

  • Cierre incompleto de una trompa de Falopio que permite que ocurra un embarazo

Si bien la ligadura de trompas es un método anticonceptivo seguro y efectivo, alrededor de una cada 200 mujeres tiene posibilidades de quedar embarazada después de una ligadura de trompas. Si se hace la ligadura de trompas justo después de que comienza su período, puede evitar la posibilidad de que un óvulo ya fertilizado llegue al útero después de la cirugía.

Si tiene diabetes o ha tenido una cirugía abdominal anterior, enfermedad inflamatoria pélvica o enfermedad pulmonar, o si tiene sobrepeso, es posible que tenga un mayor riesgo de tener problemas después de la ligadura de trompas. Hacerse una ligadura de trompas puede reducir su riesgo de tener cáncer del ovario.

Es posible que haya otros riesgos, según su estado de salud específico. Consulte todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

En los días anteriores a la cirugía, informe a su cirujano sobre los medicamentos que toma en su casa, incluyendo los suplementos de hierbas y los medicamentos de venta libre. Quizás necesite dejar de tomar aspirina u otros medicamentos que diluyan su sangre y que puedan aumentar el sangrado.

Otros puntos que debe incluir en su conversación:

  • Dígale a su médico si usted o alguien de su familia tiene antecedentes de haber tenido alguna reacción a la anestesia general o local.

  • Si fuma, quizás deba dejar de fumar bastante tiempo antes de la cirugía.

  • Es posible que le indiquen cuándo debe dejar de comer y de beber el día y la noche antes de la cirugía. Si van a aplicarle anestesia general, lo común es que no deba comer ni beber nada después de la medianoche anterior a la cirugía.

  • Pregunte a su cirujano si debería tomar sus medicamentos habituales con un sorbo de agua en la mañana del procedimiento.

  • El día de la cirugía, use ropa cómoda y floja para que le resulte más fácil desvestirse al momento del procedimiento.

  • Si van a hacerle la cirugía de manera ambulatoria, coordine con alguien que pueda llevarle a su casa y que se quede con usted durante los primeros momentos de la recuperación.

Durante el procedimiento

Antes de que comience el procedimiento, le colocarán una línea intravenosa (IV) para que pueda recibir líquidos y medicamentos que le permitirán estar relajada y adormecida. Si van a hacerle anestesia general, es posible que le den medicamentos por la línea IV para adormecerle, y es posible que le inserten un tubo en la garganta para que pueda inhalar la anestesia hasta sus pulmones.

Si van a aplicarle anestesia local o espinal, le darán un medicamento en el abdomen o la zona de la columna para adormecerle esa parte del cuerpo. Es posible que permanezca despierta durante la cirugía, pero no debería sentir nada de dolor. La cirugía en sí toma unos 30 minutos.

Esto es lo que habitualmente sucede durante el procedimiento:

  1. Le harán una o más incisiones pequeñas cerca del ombligo. En ocasiones, se hace también una pequeña incisión en la parte inferior del abdomen.

  2. Es posible que le bombeen gas en el abdomen para inflarlo, de manera tal que el cirujano pueda ver mejor y tenga más espacio para trabajar.

  3. Le insertarán en el abdomen, un tubo delgado con una luz y una cámara en el extremo. Este tubo se llama laparoscopio.

  4. Su cirujano usará instrumentos largos y delgados que le insertará a través del laparoscopio o a través de otro corte pequeño para tomar y sostener las trompas de Falopio.

  5. Para “ligar” las trompas, el cirujano puede usar una combinación de cortes, ataduras, abrazaderas y bandas, o puede sellarlas mediante corriente eléctrica. 

  6. Una vez terminada la cirugía, le cerrarán las incisiones de la piel, probablemente, con uno o dos puntos de sutura, y las cubrirán con vendajes pequeños.

Después del procedimiento

Después de la cirugía, le llevarán a la sala de recuperación para que quede en observación mientras se recupera de la anestesia. Le quitarán la línea IV una vez que pueda beber líquidos. Es muy probable que le permitan irse a su casa dentro de las tres horas siguientes.

Esto es lo que puede esperar que suceda en su casa:

  • Podrá ir retomando gradualmente su dieta normal.

  • Es normal que sienta algunas molestias. Debería preguntarle a su cirujano qué medicamentos puede tomar para aliviar el dolor.

  • Es posible que sienta algo de dolor en el hombro durante algunos días por el gas que le bombearon en el abdomen. Puede recostarse por unos momentos; eso suele aliviar este tipo de dolor.

  • En los días siguientes, deberá mantener secas las zonas donde están las incisiones. Siga las instrucciones de su cirujano para ducharse y para cuidar correctamente su vendaje. Es posible que necesite volver para que le quiten las suturas. Acuda a todas sus citas de seguimiento.

  • Podrá ir retomando gradualmente sus actividades normales en unos pocos días.

  • Por alguna semanas, deberá evitar levantar cargas pesadas. Pregunte a su médico cuándo puede volver a determinadas actividades específicas.

  • Es posible que pueda volver a mantener relaciones sexuales en alrededor de una semana.

Avise a su cirujano si nota cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor que va en aumento, o que no se alivia con medicamentos

  • Cualquier tipo de supuración, sangrado, enrojecimiento o hinchazón

  • Fiebre

  • Vómito o náuseas que persisten

  • Mareo o desmayos