Diabetes Gestacional

Gestational Diabetes

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se da durante el embarazo. A diferencia de la diabetes de tipo 1, la diabetes gestacional no se debe a tener demasiado poca insulina. En lugar de eso, una hormona fabricada por la placenta evita que su cuerpo use la insulina como debería. A esto se le llama “resistencia a la insulina”. A continuación, el azúcar (glucosa) en sangre se acumula en la sangre en lugar de que la absorban las células del cuerpo.

Los síntomas de la diabetes gestacional por lo general desaparecen después del parto. Pero en ocasiones no desparece, o puede correr más riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 más adelante.

¿Cuáles son las causas de la diabetes gestacional?

Los proveedores de atención médica no saben qué causa la diabetes gestacional, pero sí saben qué sucede.

La placenta brinda nutrientes y agua al bebé en crecimiento. La placenta también produce varias hormonas para mantener sano el embarazo. Estas hormonas incluyen, por ejemplo:

  • Estrógeno
  • Progesterona
  • Cortisol
  • Prolactina humana

Estas hormonas pueden afectar la manera en que su cuerpo usa la insulina (efecto contra la insulina). Esto por lo general comienza a las 20 o 24 semanas del embarazo y podría llevar a diabetes gestacional.

Durante el embarazo, se acumula más grasa en el cuerpo, ingiere más calorías y hace menos ejercicio. Todo esto puede hacer que sus niveles de azúcar (glucosa) en sangre sean más altos que lo normal y puedan llevar a diabetes gestacional.

A medida que la placenta va creciendo, produce más cantidad de estas hormonas. El riesgo de resistencia a la insulina aumenta. Normalmente, el páncreas puede fabricar más insulina para superar la resistencia a la insulina. Pero si no puede producir suficiente para superar los efectos de las hormonas de la placenta, puede desarrollar diabetes gestacional.

¿Quiénes corren el riesgo de tener diabetes gestacional?

Cualquier mujer puede desarrollar diabetes gestacional durante el embarazo. Tiene más probabilidades de tenerla si:

  • Tiene sobrepeso o es obesa
  • Tienen antecedentes familiares de diabetes
  • Ha dado a luz bebé de más de 9 libras
  • Tiene más de 25 años
  • Es afroamericana, indoamericana, asiática americana, hispana, latina o de las islas del Pacífico
  • Tiene prediabetes (tolerancia a la glucosa deteriorada)
  • Tiene hipertensión

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional no causa ningún síntoma. Por eso es importante hacerse análisis para saber si la tiene en caso de tener riesgo alto.

Si sus niveles de azúcar en sangre son muy altos, es posible que tenga estos síntomas:

  • Orinar mucho más de lo normal
  • Tener más hambre o sed que lo normal
  • Tener visión borrosa
  • Tener náuseas o vómitos
  • Perder peso a pesar de tener más apetito

¿Cómo se diagnostica la diabetes gestacional?

Debe realizarse análisis de diabetes gestacional en las semanas 24 a 28 del embarazo.

La Asociación Estadounidense de Diabetes también recomienda que le realicen análisis de diabetes tipo 2 si tiene factores de riesgo para esta afección. Estos análisis deben realizarse en la primera consulta prenatal.

Las pruebas se realizan mediante estos análisis:

  • Prueba de tolerancia a la glucosa de una hora. Bebe una bebida especial alta en azúcar. Una hora después, el proveedor de atención médica mide sus niveles de azúcar (glucosa) en sangre. Si los niveles están por encima de un determinado nivel, se considera un resultado anormal.
  • Prueba de tolerancia a la glucosa de tres horas. Si la prueba de 1 hora es anormal, le realizarán una segunda prueba de tolerancia a la glucosa para confirmar el diagnóstico. Tendrá que beber otra bebida especial, pero con más azúcar. El proveedor de atención médica medirá sus niveles de azúcar en sangre 1, 2 y 3 horas después. Tiene diabetes gestacional si por lo menos dos de las mediciones de glucosa son más altas de lo normal.

Si le diagnostican diabetes gestacional, deberá hacerse análisis de diabetes entre 6 y 12 semanas después de que nazca su bebé. También deberá hacerse los análisis por lo menos cada tres años durante el resto de su vida.

¿Cómo se trata la diabetes gestacional?

Su proveedor de atención médica analizará cuál es el mejor tratamiento para usted según:

  • Su edad
  • Su estado general de salud y su historia clínica
  • La gravedad de su afección
  • Su capacidad de manejar tratamientos, procedimientos y medicamentos específicos
  • Cuánto tiempo se espera que dure la afección
  • Su opinión o preferencia

El tratamiento para la diabetes gestacional se centra en mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los valores normales. El tratamiento puede incluir:

  • Dieta especial. Debe comer por lo menos 5 porciones de vegetales, frutas, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa y carnes magras. Usar grasas líquidas para cocinar en lugar de grasas sólidas. Debe comer cereales integrales y evitar los bocadillos altos en calorías o los postres dulces.
  • Hacer actividad física. Debe realizar ejercicio moderado a menos que su proveedor de atención médica le indique que no lo haga.
  • Controlar la glucosa en la sangre diariamente. El objetivo es mantener sus niveles de azúcar en sangre por debajo de los 130mg/dL a 140mg/dL una hora después de comer.
  • Inyecciones de insulina. Tal vez las necesite para controlar sus niveles de azúcar en sangre. O tal vez necesite otros medicamentos de administración oral.

¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional por lo general no causa defectos de nacimiento. Pero puede afectar a su bebé de otras formas si sus niveles de azúcar en sangre no están bajo control.

A continuación verá dos problemas importantes de salud que se pueden desarrollar.

Macrosomía

Macrosomía significa un bebé mucho más grande de lo normal. Esto sucede si la sangre de la madre tiene demasiada azúcar. El páncreas del feto percibe este alto nivel de azúcar en sangre y fabrica más insulina. El feto puede transformar el azúcar adicional en grasa. Esta grasa adicional significa un bebé más grande.

Un bebé más grande que lo normal puede resultar difícil de dar a luz. El bebé puede tener traumatismos o daños nerviosos o tal vez requiera nacer por cesárea.

Hipoglucemia

Hipoglucemia es el bajo nivel de azúcar en sangre. Esto puede sucederle al bebé justo después de nacer si los niveles de azúcar en sangre de la madre son muy altos. Estos altos niveles en la madre hacen que el feto fabrique más insulina. Una vez que el bebé nace, ya no tiene los niveles de azúcar en sangre altos de la madre. Esto provoca que el nivel de glucosa en sangre del bebé recién nacido baje mucho.

Sus niveles de azúcar en sangre se controlarán muy estrechamente durante el parto. El proveedor de atención médica puede administrarle insulina para mantener el azúcar en sangre en un rango normal. Esto evitará que el azúcar en sangre de su bebé baje mucho después del parto. 

Los bebés que nacen de madres con diabetes gestacional también pueden tener niveles de calcio o magnesio bajos en la sangre.

Estas complicaciones pueden prevenirse. La clave de la prevención es el control cuidadoso de los niveles de azúcar en sangre en cuanto se diagnostica diabetes.

Puntos clave sobre la diabetes gestacional

  • La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se da durante el embarazo.
  • Puede deberse a las hormonas que produce la placenta. Estas hormonas pueden hacer que la insulina de su cuerpo no funcione tan bien como debería.
  • La diabetes gestacional se produce aproximadamente a mitad del embarazo y no causa defectos de nacimiento.
  • Si su azúcar en sangre no está bajo control, el bebé puede desarrollar problemas. Un problema es un crecimiento mayor al normal. El otro problema es un nivel muy bajo de azúcar en sangre justo después de nacer.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo la visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.