Ductus Arterioso Permeable

Conducto arterial persistente (CAP)

Anatomía del corazón, normal

¿Qué es el CAP?

El CAP es un problema cardíaco que se observa generalmente en las primeras semanas o meses de vida. Se caracteriza por la persistencia de una conexión fetal normal entre la aorta y la arteria pulmonar. Todos los bebés nacen con esta conexión entre la aorta y la arteria pulmonar, pero normalmente se cierra sola muy poco después del nacimiento.

En la etapa del desarrollo uterino, no es necesario que la sangre circule por los pulmones porque el bebé recibe el oxígeno a través de la placenta. Durante el embarazo, las aperturas permiten que la sangre rica en oxígeno (roja) pase por alto los pulmones de su bebé y prosiga hacia el cuerpo. Esta conexión normal que tienen todos los bebés se denomina conducto arterial.

En el nacimiento, la placenta se retira, por lo que los pulmones de su niño tienen que abastecer al cuerpo de oxígeno. Cuando su bebé respira por primera vez, los vasos sanguíneos de los pulmones se abren y la sangre comienza a fluir para captar oxígeno. En este punto, el conducto arterial ya no es necesario para pasar por alto los pulmones. En circunstancias normales, a los pocos días o semanas de nacer, el conducto arterial se cierra y la sangre ya no lo atraviesa.

Ilustración de la anatomía de un corazón con conducto arterial persistente

Sin embargo, en algunos casos, el conducto arterial permanece abierto (persiste) y se transforma en un problema conocido como conducto arterial persistente (CAP).

El conducto arterial persistente tiene el doble de incidencia en niñas que en niños.

¿Cuáles son las causas del CAP?

Normalmente, el CAP se cierra poco después del nacimiento. No obstante, en algunos casos, el CAP no se cierra. Aunque se desconoce los motivos exactos de por qué sucede esto en algunos bebés y en otros no, se sabe que es más común en niños prematuros.

El CAP también puede producirse en combinación con otros defectos cardíacos.

¿Por qué el CAP es una preocupación?

Cuando el conducto arterial permanece abierto, la sangre rica en oxígeno (roja) pasa desde la aorta a la arteria pulmonar y se mezcla con la sangre pobre en oxígeno (azul) que fluye hacia los pulmones. Los vasos sanguíneos en los pulmones tienen que soportar una cantidad de sangre mayor de lo normal.

La sangre adicional produce una presión arterial elevada en los vasos sanguíneos de los pulmones. Mientras más grande es el CAP y mayor es el volumen de sangre que pasa a los pulmones a una presión elevada, más esfuerzo realizan los pulmones para controlar esta sangre adicional a alta presión.

Todo esto puede producirle a los niños problemas para respirar. Pueden que necesiten un respirador artificial, especialmente si son prematuros.

Un CAP sin tratar puede producir daños pulmonares a largo plazo. No obstante, esto es poco común, dado que a la mayoría de los niños se los trata antes de que se dañen sus pulmones.

A menudo, el CAP es “silencioso”, es decir que no presenta síntomas. Esto sucede más en bebés mayores (con unos meses de vida) con CAP pequeños.

¿Cuáles son los síntomas del CAP?

El tipo de síntomas percibidos y su gravedad dependerán del tamaño de la conexión entre la aorta y la arteria pulmonar. Cuanto más grande es la abertura mayor es la cantidad de sangre que puede pasar y sobrecargar los pulmones.

Es posible que un niño con un conducto arterial persistente pequeño no presente ningún síntoma y que el médico de su hijo haya notado el defecto al escuchar un soplo en el corazón. Otros niños con un CAP mayor pueden presentar diferentes síntomas. Los siguientes son los síntomas más comunes del CAP:

  • fatiga;

  • respiración rápida;

  • respiración dificultosa;

  • falta de aire en niños mayores;

  • congestión respiratoria;

  • falta de interés en la comida o cansancio al comer;

  • fallas en el aumento de peso; y

  • imposibilidad de realizar ejercicio en el caso de niños mayores.

Los síntomas del CAP podrían asemejarse a otras condiciones médicas o problemas cardíacos. Siempre debe consultar al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el CAP?

El médico podría haber detectado un soplo cardíaco durante un examen físico y derivado al niño al cardiólogo pediátrico para obtener un diagnóstico. En este caso, un soplo cardíaco es un ruido causado por la turbulencia de la sangre que fluye a través del CAP.

Un cardiólogo pediátrico se especializa en el diagnóstico y control médico de los defectos cardíacos congénitos así como también problemas cardíacos que pueden desarrollarse durante la infancia. El cardiólogo realizará un examen físico, escuchará el corazón y los pulmones y hará otras observaciones que ayudan en el diagnóstico. La ubicación dentro del pecho donde mejor se escucha el soplo, así como también la intensidad y calidad del mismo (como áspero, similar a un soplido) le brindará al cardiólogo una idea inicial de qué problema cardíaco su hijo podría tener. El examen de diagnóstico para enfermedades cardíacas congénitas varía según la edad del niño y otros factores. Algunos exámenes que podrían recomendarse incluyen los siguientes:

  • radiografías de tórax. Un examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa. En el caso de un CAP, el corazón puede estar agrandado por la cantidad excesiva de flujo sanguíneo que recircula desde los pulmones al corazón. Además, en la radiografía se verán también los cambios que pueden haber sufrido los pulmones debido al exceso de flujo sanguíneo;

  • electrocardiograma (ECG). Un examen que registra la actividad eléctrica del corazón, muestra los ritmos anormales (arritmias o disritmias) y detecta el estrés del músculo cardíaco;

  • ecocardiograma (eco). Un procedimiento que evalúa la estructura y función del corazón al utilizar ondas sonoras que se registran en un sensor electrónico que produce una imagen en movimiento del corazón y las válvulas cardíacas; y Un eco puede mostrar el patrón de flujo sanguíneo a través del CAP y determinar su tamaño, así como también la cantidad de sangre que pasa a través de este. El eco es el método más común para diagnosticar un CAP; y

  • cateterismo cardíaco. Un cateterismo cardíaco es un procedimiento invasivo que brinda información muy detallada sobre las estructuras dentro del corazón. Bajo los efectos de un sedante, se inserta un tubo pequeño, delgado y flexible (catéter) dentro del vaso sanguíneo en la ingle y se lo hace llegar hasta el interior del corazón. La presión sanguínea y las medidas del oxígeno se toman en las cuatro cavidades del corazón, así como en la arteria pulmonar y en la aorta. También se inyecta una tinta de contraste para visualizar más claramente las estructuras dentro del corazón.

    El procedimiento de cateterismo cardíaco también puede ser una opción para el tratamiento. Una vez que el catéter se encuentra en el corazón, el cardiólogo introduce un dispositivo especial, el cual puede ser un espiral o un oclusor de CAP (según el tamaño del CAP). Este dispositivo cierra el CAP, lo que previene que la sangre pase por él.

Tratamiento para el CAP

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para el CAP según:

  • la edad, el estado general de salud y la historia médica de su hijo;

  • qué tan avanzada se encuentre la enfermedad;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas para la trayectoria de la enfermedad; y

  • su opinión o preferencia.

Un CAP pequeño se puede cerrar espontáneamente a medida que el niño crece. Un CAP sintomático requiere control médico y, posiblemente, reparación quirúrgica. El cardiólogo de su hijo lo controlará periódicamente para verificar si el conducto se está cerrando solo. Si no se cierra de este modo, debe repararse para evitar que se desarrollen problemas en los pulmones como consecuencia de la exposición prolongada al flujo sanguíneo. El tratamiento puede incluir:

  • Control médico. En el caso de bebés prematuros, una medicación intravenosa (IV) denominada indometacina puede ayudar a cerrar el conducto arterial persistente. La indometacina está relacionada con la aspirina y el ibuprofeno y su función es estimular los músculos dentro del CAP para que se contraigan y, de esta forma, cierren la conexión. El médico de su hijo puede responder cualquier otra pregunta que usted tenga respecto a este tratamiento.

    Como ya se mencionó, algunos niños no presentan síntomas y no necesitan medicamentos. Sin embargo, otros niños necesitan medicación para que el corazón y los pulmones funcionen mejor. Ocasionalmente, pueden recetarse medicamentos, por ejemplo, diuréticos. Los diuréticos ayudan a los riñones a liberar el exceso de fluidos del organismo. Esto podría ser necesario porque el equilibrio de agua del cuerpo puede verse afectado cuando el corazón no funciona normalmente. Su médico también puede restringirle la cantidad de líquidos que puede beber su hijo.

  • Nutrición adecuada. La mayoría de los niños con CAP comen y crecen normalmente, pero los bebés prematuros o aquellos bebés con conducto arterial grande, pueden cansarse mientras se alimentan y es posible que no coman lo suficiente como para aumentar de peso. Entre las opciones que pueden ser útiles para asegurarse de que su hijo tenga una nutrición adecuada se incluyen:

    • fórmulas con alto contenido calórico o leche materna. Pueden añadirse suplementos nutricionales especiales a la fórmula o a la leche extraída del pecho con una bomba. Estos suplementos aumentan la cantidad de calorías por cada onza, de manera que su hijo beberá menos pero consumirá las calorías necesarias para crecer en forma apropiada; y

    • alimentación suplementaria por sonda. Alimentación suministrada a través de un tubo flexible y pequeño que pasa por la nariz y baja por el esófago hacia el estómago. Dicha alimentación puede complementar o reemplazar la alimentación con biberón. A los niños que beben parte del biberón, pero no todo, se les puede suministrar el resto de la alimentación a través de la sonda. Los niños que están demasiado cansados para alimentarse con biberón pueden recibir la fórmula o leche materna simplemente a través de la sonda.

  • Reparación o cierre del CAP. La mayoría de los bebés y niños que padecen CAP son candidatos a la reparación en el laboratorio de cateterismo cardíaco. El objetivo es reparar el CAP antes de que los pulmones se enfermen por el exceso de flujo sanguíneo y por la presión elevada. Asimismo, la reparación se indica si otros tratamiento se utilizaron sin éxito.

    La reparación se indica, por lo general, en bebés mayores de 6 meses de edad con defectos de importancia que generen síntomas, como por ejemplo, poco aumento de peso y respiración rápida. En el caso de bebés que no exhiben síntomas, la reparación puede, a menudo, demorarse hasta después de los 6 y 12 meses de edad. El cardiólogo de su hijo recomendará cuándo llevar a cabo la reparación.

    En los CAP, se utiliza con frecuencia un cierre transcatéter con espiral ya que es mínimamente invasivo. Sin embargo, los bebés deben pesar al menos 5 kg (aproximadamente 11 libras) para ser aptos para un cierre transcatéter. Por consiguiente, los bebés prematuros no son aptos para este procedimiento, debido a su tamaño. En estos casos, el CAP debe cerrarse con cirugía.
    El CAP de su hijo puede repararse quirúrgicamente en el quirófano. La reparación quirúrgica, también llamada ligadura del CAP, se realiza con anestesia general. Con el procedimiento se cierra el CAP abierto con puntos o grapas para evitar que el exceso de sangre ingrese a los pulmones de su hijo.

Cuidado postoperatorio de su hijo

  • Reparación en el laboratorio de cateterismo o procedimiento de cierre. Una vez finalizado el procedimiento, se retirarán el o los catéteres. Se colocarán varias gasas estériles y un gran trozo de cinta médica sobre el punto donde se insertó el catéter para evitar la hemorragia. En algunos casos, se puede usar una pesa plana o una bolsa de arena para mantener presionado el punto del cateterismo y reducir la posibilidad de hemorragia. Si se utilizaron vasos sanguíneos de la pierna, se mantendrá la pierna del bebé en posición recta durante algunas horas después del procedimiento para reducir al mínimo la posibilidad de hemorragia en el punto de cateterismo.

    Su hijo será transferido a una unidad en el hospital donde las enfermeras lo monitorearán durante varias horas después del procedimiento. El tiempo que demore su hijo en despertarse después del procedimiento dependerá del tipo de medicamento que se le administró para que se relaje antes del cateterismo y de la reacción del niño al mismo.
    Después del procedimiento, la enfermera de su hijo controlará los pulsos y la temperatura de la piel en la pierna o el brazo que se utilizó para el cateterismo.

    Su hijo podrá volver a su casa después de una noche, siempre que no necesite otro tratamiento ni monitoreo adicional. Se le darán instrucciones por escrito con respecto al cuidado del punto del cateterismo, el baño, las limitaciones en las actividades y cualquier nuevo medicamento que su hijo deba tomar en su casa.

  • Reparación quirúrgica. Algunos niños sometidos a ligadura del CAP pueden necesitar pasar algún tiempo en la unidad de cuidados intensivos después de la cirugía. Otros pueden regresar a un cuarto normal del hospital. Su hijo se sentirá lo mejor posible con medicamentos; algunos aliviarán el dolor y otros reducirán la ansiedad. Además, el personal necesitará su colaboración para tranquilizar y reconfortar al niño.

    Asimismo, antes de que sea dado de alta, usted aprenderá cómo atenderlo en el hogar. También se le darán instrucciones acerca de los medicamentos, las restricciones de las actividades y las citas de seguimiento. La mayoría de los niños sólo necesitarán permanecer en el hospital por pocos días después de la operación.

Cuidado de su hijo en el hogar después de la reparación del CAP

La mayoría de los bebés y niños mayores se sienten cómodos cuando se van a casa. Podrían recomendarse medicamentos para el dolor, como acetaminofén o ibuprofeno para mantener cómodo a su hijo. Antes de que su hijo sea dado de alta, analice con su médico las opciones para el control del dolor.

Frecuentemente, los niños que no se alimentaban bien antes de la cirugía tienen más energía después del período de recuperación y comienzan a comer mejor y a aumentar de peso con rapidez.

Luego de la cirugía, los niños mayores suelen tener bastante tolerancia a la actividad. Al cabo de algunas semanas, su hijo estará completamente recuperado y podrá realizar sus actividades normales.

Recibirá instrucciones adicionales de parte de los médicos de su hijo y del personal del hospital.

Perspectivas a largo plazo después de la reparación quirúrgica del CAP

En bebés prematuros, la perspectiva después de la reparación quirúrgica del CAP depende de lo siguiente:

  • la edad gestacional de su hijo; y

  • cualquier otra enfermedad que tenga su bebé.

En el caso de niños nacidos a término, la mayoría de los pacientes con conducto arterial persistente diagnosticado y reparado en forma temprana llevan vidas saludables luego de recuperarse de la hospitalización. Los niveles de actividad, apetito y crecimiento deberían volver a la normalidad. Si se utilizó un espiral o un dispositivo oclusor, el cardiólogo de su hijo puede recomendar la administración de antibióticos por un tiempo determinado para evitar la endocarditis bacteriana después de que le den el alta del hospital.

En el caso de niños cuyo CAP se diagnosticó en una etapa posterior o que no se reparó, la perspectiva es incierta. Existe un riesgo de desarrollar hipertensión pulmonar (presión arterial elevada en los vasos sanguíneos de los pulmones). Estas personas deben recibir cuidados de seguimiento en un centro que se especialice en enfermedades cardíacas congénitas.

Consulte al médico para obtener más información acerca de la perspectiva específica para su hijo.

Descripción General de la Sangre y sus Componentes

Descripción general de la sangre y sus componentes

Anatomía de un hueso con células sanguíneas

¿Qué es la sangre?

La sangre es el líquido que mantiene la vida y circula a través de lo siguiente:

  • El corazón

  • Las arterias

  • Las venas

  • Los capilares

  • El cerebro

  • El resto del cuerpo

¿Cuál es la función de la sangre?

La sangre transporta hacia los tejidos del cuerpo:

  • Nutrientes

  • Electrólitos

  • Hormonas

  • Vitaminas

  • Anticuerpos

  • Calor

  • Oxígeno

  • Células inmunológicas (células que luchan contra las infecciones)

La sangre transporta desde los tejidos del cuerpo:

  • Desperdicios

  • Dióxido de carbono

¿Cuáles son los componentes de la sangre?

Los componentes de la sangre son los siguientes:

  • Plasma. Se trata del componente líquido de la sangre en el que están suspendidas las siguientes células sanguíneas:

    • Glóbulos rojos (eritrocitos). Transportan oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.

    • Glóbulos blancos (leucocitos). Contribuyen a combatir infecciones y asisten al proceso inmunológico. Los tipos de glóbulos blancos incluyen:

      • Linfocitos

      • Monocitos

      • Eosinófilos

      • Basófilos

      • Neutrófilos

    • Plaquetas (trombocitos). Colaboran en la coagulación sanguínea.

¿Dónde se producen las células sanguíneas?

Las células sanguíneas se producen en la médula ósea. La médula ósea es el material esponjoso ubicado en el centro de los huesos que produce todos los tipos de células sanguíneas.

Existen otros órganos y sistemas en nuestro cuerpo que ayudan a regular las células sanguíneas. Los nódulos linfáticos, el bazo y el hígado ayudan a regular la producción, destrucción y diferenciación (mediante una función específica) de las células. La producción y el desarrollo de nuevas células en la médula ósea es un proceso denominado hematopoyesis.

Las células sanguíneas producidas en la médula ósea se forman como células madre. Una célula madre (o célula hematopoyética) constituye la fase inicial de todas las células sanguíneas. A medida que las células madre maduran, se desarrollan varias células distintas, como glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Las células sanguíneas inmaduras se llaman blastos. Algunos blastos permanecen en la médula ósea para madurar y otros viajan a otras partes del cuerpo para convertirse en células funcionales y maduras.

¿Cuáles son las funciones de las células sanguíneas?

La función principal de los glóbulos rojos o eritrocitos es transportar oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpos y eliminar de los tejidos dióxido de carbono como sustancia residual para redirigirlos a los pulmones. La hemoglobina (Hb) es una proteína importante de los glóbulos rojos, ya que transporta oxígeno de los pulmones a todas las partes del cuerpo.

La función primaria de los glóbulos blancos, o leucocitos, es combatir las infecciones. Existen varios tipos de glóbulos blancos y cada uno cumple un papel distinto en el combate contra infecciones bacterianas, virales, fúngicas y parasitarias. Los tipos de glóbulos blancos más importantes para la protección del cuerpo contra infecciones y células extrañas incluyen:

  • Neutrófilos

  • Eosinófilos

  • Linfocitos

  • Monocitos

  • Basófilos

Los glóbulos blancos:

  • Ayudan a curar heridas, no solo combatiendo la infección, sino también ingiriendo materias como células muertas, restos de tejido y glóbulos rojos viejos.

  • Nos protegen contra cuerpos extraños que entran en la corriente sanguínea, como los alérgenos.

  • Participan en la protección contra las células mutadas, como el cáncer.

La función primaria de las plaquetas, o trombocitos, es la coagulación. Las plaquetas son mucho más pequeñas que el resto de las células sanguíneas. Se agrupan para formar una acumulación, o tapón, en el orificio de un vaso sanguíneo para detener la hemorragia.

¿Qué es un recuento sanguíneo completo (RSC)?

Un recuento sanguíneo completo es un procedimiento mediante el cual se mide el tamaño, la cantidad y la madurez de las diferentes células sanguíneas en un volumen específico de sangre. Puede utilizarse para determinar muchas anomalías, ya sea en la producción o en la destrucción de las células sanguíneas. Las variaciones de la cantidad, tamaño o madurez normal de las células sanguíneas pueden indicar una infección o el proceso de una enfermedad. A menudo, ante la presencia de una infección, el conteo de glóbulos blancos será elevado. Muchas formas de cáncer pueden afectar a la producción de células sanguíneas de la médula ósea. Por ejemplo, un aumento en glóbulos blancos inmaduros en un recuento sanguíneo completo puede asociarse con la leucemia. Las enfermedades sanguíneas, como la anemia y la anemia falciforme, producirán niveles anormalmente bajos de hemoglobina.

Exámenes hematológicos comunes

Examen

Finalidad

Recuento sanguíneo completo, que incluye:

  • Recuento de glóbulos blancos

  • Recuento de glóbulos rojos (RGR)

  • Recuento de plaquetas

  • Volumen de glóbulos rojos en el hematocrito

  • Concentración de hemoglobina. Se trata del oxígeno que transporta pigmento en los glóbulos rojos

  • Recuento sanguíneo diferencial

Diagnosticar anemia, otros trastornos sanguíneos y determinados cánceres de la sangre, monitorear la pérdida de sangre e infecciones, para monitorear la respuesta de un paciente a terapias contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia.

Recuento de plaquetas

Diagnosticar y/o monitorear hemorragias y trastornos de coagulación.

Tiempo de protrombina (TP) y tiempo de protrombina parcial (TPP)

Evaluar hemorragias y trastornos de coagulación y monitorear las terapias anticoagulantes.

El médico de su hijo le explicará el propósito y los resultados de cualquiera de estos exámenes de sangre.

Vacunas

Vacunas

La importancia de las vacunas

La vacunación es clave para prevenir enfermedades en la población generla. Las vacunas benefician tanto a las personas que las reciben como a las poersonas vulnerable no vacunadas que las rodean ya que de ese modo la infección ya no se puede propagar en la comunidad si la mayoría de las personas están vacunadas. Además, las vacunas reducen la cantidad de muertes y casos de discapacidad por infecciones, como por sarampión, tos ferina y varicela.

Aunque los niños reciben la mayoría de las vacunas, también es necesario que los adultos se aseguren de que ya tienen inmunidad contra ciertas infecciones y/o se mantengan al día con ciertas vacunas incluidas las de la varicela, gripe estacional, tétanos, difteria, pertusis (tos ferina), sarampión, paperas, rubéola, virus del papiloma humano (“HPV”, por sus siglas en inglés), neumocóccica (polisacáridos), hepatitis A y B, gripe y meningocóccica. Las enfermedades infantiles, como las paperas, el sarampión y la varicela pueden causar complicaciones serias en los adultos.

 

Guía de las vacunas infantiles de rutina

Muchas enfermedades infantiles pueden prevenirse si se siguen las pautas recomendadas para la vacunación:

  • Vacuna meningocócica (MCV4). Proteger contra la enfermedad de la meningitis.

  • Hepatitis B. Protege contra la hepatitis B.

  • Vacuna inactivada contra la polio (“IPV, por sus siglas en inglés). Protege contra la poliomielitis.

  • DTaP y refuerzo Tdap. Protege contra la difteria, el tétanos (trismo) y la pertusis (tos ferina).

  • Vacuna Hib. Protege contra Haemophilus influenzae tipo B (que causa la meningitis espinal y otras infecciones serias).

  • MMR. Protege contra sarampión, paperas y rubéola (sarampión alemán).

  • Vacuna antineumocócica /PCV13 (antineumocócica conjugada). Protege contra neumonía, infección en la sangre y meningitis.

  • Varicela. Protege contra la varicela.

  • Rotavirus (RV). Protege de los casos graves de vómitos y diarrea que causa el rotavirus.

  • Hepatitis A. Protege contra la hepatitis A (infección viral del hígado).

  • HPV. Para proteger a las mujeres del papilomavirus, que está relacionado con el cáncer de cuello uterino y otros cánceres.

  • Influenza estacional. Protege contra los distintos virus de la gripe.

Los niños reciben la primera vacunación al nacer. Las vacunas están programadas a lo largo de toda la niñez, y muchas de ellas deben aplicarse en los primeros meses de vida. Si usted sigue un programa regular, y garantiza la vacunación oportuna del niño, estará asegurándole la mejor defensa contra enfermedades infantiles peligrosas.

Reacciones a las vacunas

Como cualquier medicamento, las vacunas pueden causar reacciones, usualmente en forma de dolor en el brazo o fiebre baja. Aunque las reacciones graves son raras, pueden suceder, y el médico de su hijo o la enfermera pueden comentarlas con usted antes de administrar las inyecciones. Sin embargo, los riesgos de contraer las enfermedades para las cuales las inmunizaciones proporcionan protección son mayores que los riesgos de presentar reacción a la vacuna.

 

Tratamiento de las reacciones leves a las inmunizaciones en niños:

  • Irritabilidad, fiebre y dolor. Los niños pueden necesitar más cariño y cuidados después de recibir la inmunización debido a que las vacunas que los protegen de adquirir enfermedades graves también pueden causarles molestias durante cierto tiempo. Los niños pueden experimentar irritabilidad, fiebre y dolor después de haber sido vacunados.

  • Fiebre. NO LE DÉ ASPIRINA. Puede darle paracetamol (acetaminofén) o ibuprofeno, que son medicamentos que ayudan a disminuir el dolor y la fiebre, siguiendo las indicaciones del proveedor de atención médica de su hijo.

    • Déle a su hijo líquidos en abundancia.

    • Vista al niño con poca ropa. No cubra o envuelva a su hijo apretadamente.

    • Déle a su hijo un baño de esponja con poca agua tibia (¡no fría!).

  • Hinchazón o dolor. NO LE DÉ ASPIRINA. Puede darle paracetamol (acetaminofén), un medicamento que ayuda a disminuir el dolor y la fiebre, siguiendo las indicaciones del proveedor de atención médica de su hijo. Se puede aplicar una toallita fresca y limpia sobre el área dolorida según se necesite para mayor comodidad.

La aspirina y el riesgo de síndrome de Reye en los niños

No se debe dar aspirina a los niños ni a los adolescentes a causa del riesgo de síndrome de Reye, una enfermedad poco frecuente pero potencialmente mortal. Por lo tanto, los pediatras y otros proveedores de atención médica recomiendan que no se trate la fiebre en los niños con aspirina.

Si se producen síntomas más graves, llame inmediatamente al proveedor de atención médica de su hijo. Estos síntomas pueden incluir:

  • Una zona grande enrojecida e hinchada en donde se puso la inyección. La piel de la zona puede estar caliente al tacto y muy sensible. También puede haber rayas rojas que salen del lugar inicial de la inyección.

  • Fiebre alta.

  • El niño está pálido o cojea.

  • El niño ha estado llorando incesantemente.

  • El niño tiene un llanto extraño que no es normal (llanto con tono alto).

  • Temblores, espasmos o sacudidas bruscas del cuerpo.

Preparación de la Familia

Preparación de la Familia

La preparación para la llegada de un nuevo bebé implica ayudar a los demás miembros de la familia a adaptarse. La llegada de un bebé exige la adaptación de toda la familia a nuevos sonidos, nuevos horarios y nuevos hábitos. La mayoría de las familias logra en poco tiempo adecuar sus costumbres a los cambios que se producen. Sin embargo, resulta útil preparar a algunos de sus miembros para afrontar dichos cambios.

Preparación de los hermanos para la llegada de un nuevo bebé

La llegada de un nuevo bebé implica importantes cambios para cualquier familia, y muchas veces a los hermanos no les resulta fácil adaptarse a estos cambios. Para los niños mayores de cinco años el proceso de adaptación no es tan difícil, dado que ya han comenzado a vivir experiencias fuera de sus hogares y a conocer a otros niños. Para los niños pequeños, en cambio, el proceso no es sencillo. No solo tienen que compartir a sus padres con el “intruso”, sino que además deben afrontar los cambios producidos en su entorno y sus hábitos. Esta situación los afecta mucho.

Video en primer plano de una niña pequeña abrazando y apoyando su oreja en el vientre de su madre embarazada

Para ayudar a sus hijos en el proceso de adaptación, comience a hablarles sobre la llegada del bebé mucho antes del nacimiento. En general, cuanto más grande es un niño, menos deben demorar los padres en hablar sobre el tema. Si es posible, permita que participen en la toma de algunas decisiones. Los libros son un recurso maravilloso. Busque recursos en su biblioteca o librería local. Los mejores libros son aquellos que los niños desean leer una y otra vez. Adviértales que atravesarán situaciones estresantes y desalentadoras, pero destaque también los aspectos positivos de la experiencia. Prométales que les dedicará parte de su tiempo, sin la presencia del bebé.

Los niños pequeños son muy concretos. Una de las alternativas para abordar el tema consiste en el uso de velas grandes para los padres y velas más pequeñas para los niños. Encienda las velas más grandes y diga a los niños que su luz representa el amor que los padres sienten mutuamente. Luego, encienda una de las velas más pequeñas con el fuego de las dos primeras. Explique a sus hijos que las llamas de las velas de los padres siguen siendo tan grandes como antes y que hay más amor para compartir. Después, encienda la otra vela pequeña con las llamas de las tres primeras y comente que el amor no ha hecho más que crecer y que aún resta mucho amor para todos.

Algunos niños pequeños adoran tener una muñeca especial, a la que consideran su “bebé”. Puede comprarla antes del parto o llevarla a su hogar junto con el nuevo bebé. Si la muñeca tiene rasgos muy similares a los de un bebé real, es posible utilizarla para que los niños aprendan a sostener y alimentar al bebé, e incluso a cambiarle los pañales.

Hágales saber a los hermanos mayores exactamente qué deben esperar. Recurra a su obstetra o al hospital en el que se realizará el parto para averiguar si se dictan clases de preparación para hermanos. Si se permite, es muy importante que los niños visiten a su madre en el hospital.

Los hermanos mayores deben tener la posibilidad de recibir al bebé en el hogar. Si otra persona se encarga de llevar al bebé, la madre puede ocuparse de los hermanos mayores. Si se toma una foto de los hermanos mayores en el momento en que sostienen al bebé por primera vez, esta puede convertirse en un recuerdo memorable. Asegúrese de que las personas que van de visita para conocer al bebé no ignoren a los hermanos mayores. Un libro pequeño o un juguete pueden compensar la enorme cantidad de regalos que recibe el nuevo bebé.

Desde el principio, establezca un plazo durante el cual, diariamente o semanalmente, usted dedicará a su hijo mayor toda su atención. Lo ideal es que ambos padres destinen a sus hijos parte de su tiempo. Aunque usted pase mucho tiempo con sus hijos en el hogar, puede resultar útil que ellos sepan que recibirán atención exclusiva en algún momento para que no sientan que deben competir permanentemente con el bebé para que usted se ocupe de ellos. Si está atendiendo al bebé y su hermano necesita algo, puede responderle que usted debe ocuparse del bebé en ese momento, pero que debe recordar que compartirán el momento “especial”.

Dado que la hora en que debe alimentar al bebé puede ser particularmente problemática, usted puede disponer de una canasta de juguetes, libros y otras distracciones que sus hijos pequeños solo podrán utilizar en ese momento.

Los padres primerizos que están muy ocupados suelen esperar demasiado de los hijos mayores. Aunque se convierta en “hermano mayor”, un niño de dos años no dejará de ser un niño pequeño. La capacidad de adaptación de los niños, tal como en el caso de los adultos, es limitada. Cuando una situación resulta demasiado abrumadora, los niños pueden sufrir una leve regresión; es probable, por ejemplo, que necesiten ayuda al utilizar el baño o al vestirse, o que deseen usar nuevamente un biberón, como los bebés. Sin menospreciar estas necesidades, bríndeles una atención cuidadosa y meticulosa, y recuérdeles lo maravilloso que es ser mayor, ya que se pueden hacer muchas más cosas. No es nada fácil para un niño mantener un comportamiento adecuado para su edad; no caiga en la trampa de esperar que un niño de dos años actúe como uno de cinco. Si hará cambios que afecten a su hijo mayor, como cambio de cama o de dormitorio para prepararse para recibir al bebé, haga esos cambios con bastante anticipación a la llegada del bebé. En el mismo sentido, tampoco trate de hacer ningún cambio importante como, por ejemplo, dejar los pañales cerca del momento en que se espera el nacimiento del bebé. 

El mantenimiento de los hábitos y costumbres de la familia (los horarios de sueño y de las comidas, por ejemplo) también puede ayudar a reducir el estrés de todos sus miembros.

Preparación de los abuelos para la llegada de un nuevo bebé

Probablemente, la llegada de un bebé sea el regalo más maravilloso que usted puede ofrecer a sus padres. Ellos están tan entusiasmados como usted y esperan tener una relación muy especial con el niño. Asimismo, el mantenimiento de una estrecha relación con los abuelos es un regalo muy especial para los niños. Según la relación que usted posea con sus padres, es posible que el nacimiento de un hijo le permita comprender mejor y apreciar más a sus padres, y que su relación con ellos también se afiance.

Una abuela tiene en brazos al bebé mientras el abuelo observa.

Muchos abuelos adoran participar en los planes y las decisiones que deben tomarse. Algunos esperan ansiosamente el momento en que podrán tener al bebé entre sus brazos y otros parecen menos dispuestos a hacerlo. Se han producido tantos cambios y desarrollado tantos productos relacionados con el cuidado del bebé (todas las nuevas vacunas, por ejemplo) que es probable que algunos abuelos sientan que no están suficientemente preparados. Por lo tanto, la participación en talleres sobre el cuidado del bebé o en cursos especiales para abuelos, si están disponibles, podría resultarles muy útil para “actualizarse”.

Los abuelos pueden aportar una ayuda excepcional durante la llegada del bebé al hogar por primera vez. Permítales conocer a su nuevo nieto, pero acepte también toda la ayuda que ellos puedan prestarle con respecto a la limpieza del hogar, el lavado de la ropa y las comidas. Esta situación también puede brindar a los abuelos la oportunidad de compartir un momento especial con los nietos más grandes.

Por supuesto que existen posibles problemas. Durante esta etapa usted comenzará a conocer a su bebé y a desarrollar su propia filosofía con relación a la crianza de sus hijos. Acepte amablemente la ayuda y las sugerencias que sus padres puedan ofrecerle, pero no deje que asuman el papel que a usted le corresponde ni permita que le insinúen que está actuando incorrectamente o que es un mal padre. Confíe en sus instintos y su experiencia, y guíese por sus propios principios.

Preparación de las mascotas para la llegada de un nuevo bebé

La mayoría de los padres que tienen mascotas suele tener dudas con respecto a los efectos de la llegada de un bebé sobre el comportamiento de su perro o gato. Estas dudas se presentan con mayor frecuencia en aquellos hogares en los que la mascota ha teniddo un lugar esencial durante muchos años.

Es importante comenzar a preparar a su gato o perro para un nuevo bebé antes de que el bebé llegue a casa. La revisión veterinaria es esencial para que se examine la salud del animal y se controle la presencia de infecciones, como los parásitos intestinales. También es importante que el animal se someta a un control de pulgas y garrapatas para eliminar toda plaga que pueda existir en el hogar.

Algunos padres cuyas mascotas (especialmente en el caso de los perros) son demasiado agresivas temen que estas ataquen al bebé. Puede recurrir a un entrenador profesional para saber qué se debe hacer con un perro agresivo. Por otro lado, también puede optar por dejar al perro fuera de la casa si este resulta peligroso. Si planea modificar los hábitos de su mascota, por ejemplo, hacerla dormir afuera en vez de en su cama, comience con anticipación.

La llegada de un nuevo bebé a menudo puede ser caótica. Las mascotas pueden sentir curiosidad o, tal como les ocurre a los niños, pueden ponerse celosas por la competición para obtener la atención del amo. Muchas veces se recomienda el uso de una manta, una prenda o un pañal que el bebé haya usado para que la mascota pueda captar el olor del bebé. De esta manera, el animal no lo considerará como un extraño.

Cuando el bebé llegue al hogar, permita que su perro lo olfatee. Algunos expertos recomiendan que sea otra persona, y no los padres, la que lleve al bebé al hogar por primera vez. Existen numerosos mitos sobre las mascotas y los bebés, por ejemplo, la capacidad del gato para succionar el aliento de los bebés. Si bien muchos de estos mitos son falsos, es conveniente que controle todo contacto entre su bebé y sus mascotas. Incluso un animal que normalmente es muy bonachón puede lastimar a un bebé o un niño.

El mantenimiento de interacciones positivas es importante. Muchas mascotas captan el estrés y la alteración emocional, por lo que, al principio, el llanto del bebé puede resultarles perturbador. Los premios y las recompensas son útiles para tranquilizar a las mascotas. Consulte con un veterinario si tiene dudas con respecto a la relación entre su mascota y su bebé.

Anticoncepción/Control de la natalidad

Anticoncepción/Control de la natalidad

Foto de una mujer sentada en una hamaca

¿Qué es el control de la natalidad?

El control de la natalidad abarca cualquier actividad, medicamento o instrumento utilizado para prevenir el embarazo. Existen muchos tipos de métodos de control de la natalidad para aquellas mujeres que no desean quedar embarazadas. La decisión sobre qué método es el más adecuado debe tomarse junto con la pareja y el proveedor de atención médica.

Los métodos de control de la natalidad funcionan de distintas maneras para impedir el embarazo, entre las que se incluyen las siguientes:

  • Crear una barrera que impida que los espermatozoides lleguen al óvulo

  • Matar los espermatozoides

  • Impedir que los ovarios liberen óvulos

  • Alterar la mucosa cervical para impedir que los espermatozoides avancen hasta llegar al útero

  • Alterar el tejido que recubre el útero de modo que el óvulo fertilizado no pueda implantarse

¿Cuáles son los diferentes tipos de control de la natalidad?

Entre los métodos que no requieren receta médica se incluyen los siguientes:

  • Abstinencia. No tener relaciones sexuales.

  • Espermicidas. Espumas o cremas que se aplican en la vagina para matar los espermatozoides. También brindan cierta protección contra las enfermedades de transmisión sexual. Esto es especialmente posible si se usan junto con un condón de látex.

  • Condón masculino. Tubo delgado de látex o de algún material natural que se coloca recubriendo el pene. El esperma se deposita en el extremo del condón. Los condones de látex proporcionan cierta protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

  • Condones femeninos. Revestimiento de látex o de algún material natural que se coloca dentro de la vagina. Los condones de látex proporcionan cierta protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

  • Planificación familiar natural. Mantener relaciones los días en que la mujer es menos fértil, que se identifican empleando diferentes métodos para medir la temperatura del cuerpo. También implica observar los cambios de la mucosa cervical y utilizar instrumentos para predecir la fecha de la ovulación. La planificación natural, también llamada método del “ritmo”, presenta un nivel de riesgo de embarazo alto.

Entre los métodos que requieren examen médico previo y receta se incluyen los siguientes:

  • Anticonceptivos orales (píldoras para el control de la natalidad). Medicamentos de toma diaria que impiden la ovulación controlando la secreción hormonal de la glándula pituitaria. En general, los anticonceptivos orales contienen las hormonas estrógeno y progestina.

    Además de impedir el embarazo, los anticonceptivos orales tienen varios beneficios para la salud, como la regulación de los ciclos menstruales y la disminución de la cantidad y duración de los períodos menstruales. Esto puede ayudar a aumentar las reservas de hierro en el caso de mujeres con deficiencia de hierro asociada al sangrado excesivo. Otro beneficio significativo de usar anticonceptivos orales es la prevención de determinados cánceres de ovario y endometrio. Algunas investigaciones demostraron que hay enfermedades benignas (no cancerosas) de las mamas que suceden con menor frecuencia entre mujeres que utilizan anticonceptivos orales. Estas enfermedades de las mamas incluyen fibroadenoma y cambios quísticos. Estudios recientes también sugieren que el uso de anticonceptivos orales puede reducir la incidencia de la artritis reumatoide severa e incapacitante.

  • Minipíldora. A diferencia de la píldora anticonceptiva tradicional, la minipíldora contiene solo una hormona, la progestina. Si se toma a diario, la minipíldora engrosa la mucosa cervical y evita que los espermatozoides lleguen al óvulo. La minipíldora también disminuye el flujo del período y protege contra la enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés), y el cáncer de ovario y de endometrio.

  • Implante. Una cápsula que contiene la hormona sintética etonogestrel se implanta debajo de la piel, en la parte superior del brazo de la mujer. Impide de manera continua que los ovarios liberen óvulos durante un plazo de hasta tres años. Para insertar y retirar la cápsula es necesario administrar anestesia.

  • Inyección. Se administra una droga similar a la progesterona mediante una inyección para impedir el embarazo mediante la detención de la ovulación. El efecto dura aproximadamente tres meses, y luego debe aplicarse una nueva inyección para continuar controlando la natalidad con eficiencia.

  • Parche. Parche para la piel que se usa en el cuerpo y libera hormonas estrógeno y progestina al torrente sanguíneo. Tiene mayor eficacia en mujeres que pesan menos de 198 libras.

  • Diafragma o capuchón cervical. Taza de caucho de forma convexa y con un borde flexible que se introduce a través de la vagina y cubre el cuello del útero. Este dispositivo de control de la natalidad debe insertarse antes de la relación sexual.

  • Anillo anticonceptivo hormonal vaginal. Anillo que se coloca dentro de la vagina, alrededor del cuello uterino. El anillo libera las hormonas estrógeno y progestina.

  • Dispositivo intrauterino (DIU). Dispositivo que se coloca dentro del útero a través del cuello uterino. Debe colocarlo un proveedor de atención médica. La función del DIU es engrosar el mucus cervical para dificultar que el esperma ingrese al cuello uterino. O impedir que el óvulo fertilizado se implante en la pared del útero. Los DIU que contienen hormonas también se denominan “sistemas intrauterinos”, y deben reemplazarse cada cinco años, mientras que los IUD de cobre pueden durar hasta 10 años.

Las cirugías que provocan la imposibilidad de quedar embarazada incluyen las siguientes:

  • Histerectomía. Extracción del útero y usualmente de los ovarios y las trompas de Falopio. Esta es una forma de control de la natalidad permanente.

  • Ligadura de trompas u oclusión de trompas (“atadura de trompas”). Cirugía para cortar, cauterizar o ligar las trompas de Falopio para impedir que los óvulos lleguen al útero. El ligado de trompas se diseñó como método definitivo de control de la natalidad. Si bien es posible revertir algunos tipos de ligados, el procedimiento puede no tener éxito.

  • Método Essure o de obstrucción tubárica. Este método de control de natalidad permanente puede realizarse como procedimiento ambulatorio sin incisión quirúrgica. Durante el procedimiento, se utiliza un tubo delgado para insertar un instrumento pequeño tipo resorte a través de la vagina y el útero dentro de cada trompa de Falopio. El instrumento posee un material que hace que se desarrolle tejido cicatricial. Este tejido bloquea las trompas en forma permanente después de unos tres meses. Durante ese tiempo, pueden utilizarse otras formas de control de natalidad. Debe realizarse una radiografía o ecografía para confirmar que las trompas están bloqueadas. 

  • Vasectomía. Corte o sujeción de los conductos (vas deferens) que transportan el esperma desde los testículos. Los testículos siguen produciendo espermatozoides, pero estos mueren y son absorbidos por el cuerpo. Este es un método definitivo de control de natalidad para los hombres.

Entre los métodos que se han sugerido como preventivos pero que presentan un riesgo de embarazo alto se incluyen los siguientes:

  • Retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación.

  • Mantener relaciones sexuales durante la menstruación.

  • Ponerse de pie de inmediato luego de tener relaciones sexuales.

  • Tomar una ducha vaginal luego de tener relaciones sexuales.

Cuidado de la Madre: Cuidado Físico y Emocional

Cuidados de la madre: Cuidado físico y emocional

Cuidado de la madre después del parto

Imagen de una reciente mamá formando lazos con su recién nacido en el hospital

Después de tener a su bebé, una madre seguirá siendo monitoreada y recibiendo alivio del dolor, si es necesario. La madre y el bebé generalmente permanecen en el hospital por un par de días para la recuperación.

¿Qué significa recuperarse de un nacimiento?

Cuando la madre se está recuperando, los siguientes síntomas son comunes:

  • Pérdida de sangre vaginal que cambia a color marrón, y en las semanas posteriores al parto a blancuzco.

  • Área vaginal sensible.

  • Contracciones dolorosas que pueden continuar después del parto (a medida que el útero vuelve a su tamaño original).

  • Congestión mamaria (cuando comienza la producción de leche).

  • En las primeras semanas es común que haya fatiga y dolencias.

Generalmente, se recomienda que las recientes mamás programen una cita con el proveedor de salud seis semanas después del parto para asegurarse de que la cicatrización sea correcta.

Las primeras semanas como madre

Durante las primeras semanas, una madre debe cuidarse muy bien para volver a recuperar su fortaleza. Seguir los siguientes pasos puede ayudar:

  1. Tomar siestas cuando el bebé duerme, para compensar la falta de sueño nocturno por alimentar al bebé.

  2. Usar un sostén que brinde mayor soporte. Las compresas frías pueden ayudar a aliviar la hinchazón y congestión mamaria. Pueden usarse compresas tibias para ayudar a estimular el descenso de leche (un reflejo que inicia la secreción de leche materna). Si la madre elige no alimentar al bebé con leche materna, la congestión mamaria podrá aliviarse colocando bolsas de hielo y vendando la zona de las mamas.

  3. Si fue necesario realizar puntos vaginales durante un parto vaginal, se pueden realizar baños de asiento (en bañeras con forma de silla) dos veces al día para aliviar las dolencias y acelerar la cicatrización.

  4. Después de una cesárea, la madre debe mantener la herida limpia y seca.

¿Qué es la “tristeza posparto”?

Es muy común que las mujeres experimenten la “tristeza posparto” durante los primeros días o semanas después del parto (se suele presentar de forma repentina durante el tercer o cuarto día posterior al parto). La “tristeza posparto” está caracterizada por los siguientes síntomas, aunque cada mujer puede experimentar síntomas diferentes:

  • Sentimientos de decepción

  • Llanto sin razón aparente

  • Irritabilidad

  • Impaciencia

  • Ansiedad

  • Nerviosismo

Es común que esta “tristeza posparto” desaparezca un tiempo después del nacimiento y, en la mayoría de los casos, sin tratamiento. Estos síntomas también pueden estar presentes durante la depresión posparto. La depresión posparto es una forma más severa de tristeza posparto. Las mujeres con depresión posparto pueden tener problemas para afrontar las tareas diarias.

¿Qué es la depresión posparto?

Es mucho más seria y duradera que la “tristeza posparto”. Algunas mujeres experimentan lo que es clínicamente conocido como la depresión posparto. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la depresión posparto. Sin embargo, cada mujer puede experimentar estos síntomas de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • Tristeza.

  • Ansiedad

  • Desesperanza.

  • Fatiga o agotamiento.

  • Baja concentración.

  • Confusión.

  • Miedo a dañar al recién nacido o a usted misma.

  • Cambios de humor caracterizados por altibajos exagerados.

  • Libido disminuida (instinto sexual).

  • Sentimientos de culpa.

  • Baja autoestima.

  • Llanto descontrolado y sin razón aparente.

  • Preocupación excesiva sobre el recién nacido o falta de interés por el recién nacido.

  • Cambios en el apetito.

  • Alteraciones del sueño.

  • Resentimiento.

  • Pérdida de memoria.

  • Sentimientos de aislamiento.

¿Qué causa la depresión posparto?

Aunque no se conoce la causa exacta de la depresión posparto, es probable que estén involucrados varios factores, por ejemplo los siguientes:

  • El cambio de roles (como cónyuge y madre).

  • Cambios hormonales durante y después del parto.

  • Estrés.

  • Antecedentes personales o familiares de enfermedad mental, en especial de depresión posparto.

  • Conflictos maritales.

¿Cómo se diagnostica la depresión posparto?

Los procedimientos típicos de diagnóstico de depresión posparto incluyen un historial clínico completo, examen físico y/o evaluación psiquiátrica. En algunos casos, puede realizarse un examen de tiroides para detectar anormalidades o afecciones hormonales o metabólicas que puedan servir como causa subyacente.

Tratamiento para la depresión posparto:

Es importante tener en cuenta que la mayoría de las mujeres que experimentan “tristeza posparto”, depresión posparto, ansiedad posparto y/o trastorno obsesivo compulsivo posparto nunca han experimentado estos tipos de síntomas antes, en especial con dicha intensidad. En cualquiera de los casos, es importante que las mujeres busquen un tratamiento temprano adecuado, no solo para asegurarse de que el recién nacido permanezca a salvo y bien cuidado, sino también para que la madre pueda solucionar estos síntomas y experimentar el regocijo que genera la maternidad.

Su doctor determinará el tratamiento específico para la depresión posparto, de acuerdo con lo siguiente:

  • Su edad, salud general e historia clínica.

  • Gravedad y duración de los síntomas.

  • Si está amamantando al bebé o no.

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Medicación (es decir, tratamientos hormonales y/o antidepresivos).

  • Tratamiento psicológico (puede incluir a la madre reciente y/o la familia o cónyuge).

  • Apoyo de pares (es decir grupos de apoyo, clases educativas).

  • Manejo del estrés y capacitación de relajación.

  • Ejercicios.

  • Entrenamiento para tener seguridad en sí misma (algunas mujeres deben aprender cómo establecer límites a los miembros de la familia para no sentirse abrumada y extenuada).