Hydrocephalus

Un bebé con hidrocefalia tiene líquido adicional alrededor de su cerebro. Ese líquido es el líquido cefalorraquídeo. Se encuentra en las zonas del cerebro de su hijo que tienen líquido (ventrículos) y se esparce hacia la médula espinal.

Si tiene demasiado líquido, eso puede aumentar la presión en la cabeza de su bebé. Eso hace que los huesos del cráneo de su bebé se expandan y se separen. Su cabeza puede verse más grande que lo normal.

La hidrocefalia se presenta en alrededor de 1 de cada 500 bebés. Esta afección puede deberse a lo siguiente:

  • El líquido se encuentra con algún bloqueo que le impide fluir por la cabeza de su bebé.
  • Puede que su bebé tenga problemas para absorber el líquido.
  • Su bebé produce demasiado líquido. Esto sucede en raros casos.

Esta afección puede ser congénita. Eso significa que su bebé nació así. La hidrocefalia también puede aparecer más tarde en la vida. Las causas de esta afección incluyen las siguientes:

  • Estenosis acueductal congénita
  • Defectos del tubo neural, como la espina bífida
  • Nacimiento prematuro
  • Infecciones
  • Tumores
  • Sangrado dentro del cerebro de su bebé
  • Lesiones de nacimiento
  • Los vasos sanguíneos de la cabeza de su bebé no se han formado bien
  • Lesiones

Los síntomas pueden ser levemente distintos en cada niño. Pueden incluir:

  • Una zona blanda llena o que sobresale en la parte superior de la cabeza de su bebé (fontanela)
  • Un mayor tamaño de la cabeza (circunferencia)
  • Convulsiones
  • Ojos que sobresalen y que no pueden mirar hacia arriba cuando apuntan hacia adelante
  • Pueden verse las venas del cuero cabelludo
  • Irritabilidad
  • Llanto agudo
  • Mala alimentación
  • Vómito violento
  • Somnolencia o estar menos alerta de lo acostumbrado
  • Retrasos del desarrollo

Los síntomas de la hidrocefalia pueden parecerse a los de otras afecciones. Asegúrese de que su hijo vea a su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

Es posible que su proveedor de atención médica detecte por primera vez esta afección en su bebé durante una ecografía del embarazo. En muchos casos, la hidrocefalia no se desarrolla hasta el tercer trimestre del embarazo. Las ecografías que se hacen más temprano que esto durante el embarazo pueden no mostrar esta afección.  

Es posible que a su hijo le diagnostiquen esta afección después del nacimiento. El proveedor de atención médica de su hijo examinará al niño. El proveedor de atención médica le preguntará acerca de los antecedentes de su hijo prenatales y durante el nacimiento, y también sobre sus antecedentes familiares. Si su bebé es mayor, el proveedor de atención médica de su hijo puede preguntarle si su hijo está cumpliendo con los hitos de desarrollo. Los niños con esta afección probablemente tienen retrasos del desarrollo. Si su hijo tiene algún retraso, su proveedor de atención médica puede comprobar si hay problemas subyacentes.

Puede que la cabeza de su bebé sea más grande de lo normal. El proveedor de atención médica de su hijo le medirá su cabeza. Si el tamaño de la cabeza de su bebé no se encuentra dentro de los valores normales, le hará algunas pruebas. Estas pruebas pueden confirmar si tiene hidrocefalia.

Ecografía

Esta prueba usa ondas de sonido para crear imágenes del interior de su cuerpo. Durante el embarazo, esta prueba puede mostrar el tamaño de los ventrículos dentro de la cabeza de su bebé.

Resonancia magnética

Esta prueba emplea imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora. En conjunto, estos instrumentos pueden mostrar imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo de su bebé.

Tomografía computarizada

Esta prueba usa radiografías y tecnología informática para producir imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo de su bebé. Esto incluye huesos, músculos, grasa y órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías.

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

El objetivo del tratamiento es reducir la presión dentro de la cabeza de su bebé. Esto se hace drenando el líquido. Puede que su hijo necesite medicamentos para eliminar el exceso de líquido. Algunos niños necesitan cirugía.

En la cirugía, el médico coloca un dispositivo de derivación mecánica en la cabeza de su bebé. Esto ayuda a drenar el líquido del cerebro de su bebé. El líquido se dirige a otra parte del cuerpo de su bebé, donde puede absorberse.

La derivación suele pasar por detrás de la oreja del bebé. El tubo irá por debajo de la piel del bebé hacia el abdomen, el corazón o el pulmón. El médico de su bebé decidirá el lugar del drenaje. Eso dependerá de la afección de su bebé, su edad y otros factores. El abdomen suele ser la primera opción. Es común que se use una derivación ventriculoperitoneal para dirigir el líquido hacia el abdomen.

¿Cuáles son las complicaciones de la derivación o la cirugía por hidrocefalia?

En ocasiones, la cirugía y las derivaciones pueden causar problemas. Las posibles complicaciones incluyen lo siguiente:

  • Infección
  • Sangrado
  • Una derivación que no funciona. Quizás drene demasiado líquido o menor cantidad de la que debería.

Después de la cirugía, el equipo de atención médica de su hijo le dirá cómo cuidar a su bebé en su casa. También le dirán qué síntomas son una emergencia. Si su hijo tiene estos síntomas, llame de inmediato a su proveedor de atención médica.

El proveedor de atención médica de su bebé puede sugerirle consejería genética si usted tiene pensado tener más hijos. A través de la consejería, puede aprender acerca del riesgo de tener esta afección en futuros embarazos. También puede que necesite pruebas durante el embarazo para ver si el bebé tiene hidrocefalia.

La hidrocefalia puede afectar el cerebro de su bebé y su desarrollo. El pronóstico de su hijo depende de la gravedad de su afección. También depende de otros problemas de salud y del cerebro que su bebé pueda tener.  

La clave para tratar esta afección es obtener un diagnóstico y tratamiento tempranos, y evitar las infecciones. Su bebé necesitará chequeos regulares para comprobar que su derivación esté funcionando bien. El equipo de atención médica de su hijo trabajará estrechamente con usted mientras su bebé crece.

Un bebé con hidrocefalia tiene líquido adicional alrededor de su cerebro.

  • Esta afección se presenta en alrededor de 1 de cada 500 bebés.
  • Es posible que el proveedor de atención médica diagnostique esta afección durante una ecografía del embarazo.  
  • El objetivo del tratamiento es reducir la presión dentro de la cabeza de su bebé. Esto se hace drenando el líquido.
  • La clave para tratar esta afección es obtener un diagnóstico y tratamiento tempranos, y evitar las infecciones.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Pyloric Stenosis

La estenosis del píloro es un problema que causa vómitos fuertes. Afecta a los bebés desde el nacimiento hasta los 6 meses. Puede producir deshidratación. Esta afección es la segunda razón más común por la cual se opera a los recién nacidos.

El píloro es la parte inferior del estómago que se conecta con el intestino delgado. En la estenosis del píloro, los músculos de esa parte del estómago se agrandan. Esto hace que la abertura del píloro se enangoste. Esto evita que la comida pase del estómago al intestino.

La estenosis del píloro es un defecto de nacimiento. Eso significa que su hijo nació así.

Es posible que esta afección se transmita de padres a hijos en algunas familias. Es un rasgo multifactorial. Esto significa que tuvo muchas causas. Con frecuencia, los factores son tanto genéticos como ambientales.

La estenosis del píloro es 4 veces más común en los varones que en las mujeres.

Un niño tiene más probabilidades de tener esta afección si:

  • Toma determinados medicamentos por boca durante las primeras 6 semanas de vida. Estos medicamentos incluyen azitromicina o eritromicina.
  • Se lo alimenta con biberón muy pronto.
  • Tener antecedentes familiares de estenosis de píloro.
  • Es varón.
  • Es caucásico.

El síntoma más común son los vómitos fuertes y violentos. Este tipo de vómitos son muy diferentes de las regurgitaciones o un eructo húmedo. Se vomitan grandes cantidades de leche materna o fórmula láctea. Puede llegar a varios pies de distancia en una habitación.

El vómito del bebé puede parecer cuajado. Esto se debe a que la leche permanece en el estómago y no pasa al intestino delgado. El ácido estomacal la cuaja.

Otros síntomas pueden ser:

  • Pérdida de peso
  • Tener mucha hambre a pesar de haber vomitado
  • Falta de energía
  • Menos cantidad de evacuaciones de los intestinos
  • Estreñimiento
  • Heces frecuentes con mucosidad

Un bebé con estenosis de píloro con frecuencia tiene mucha hambre y desea comer.

Los síntomas de esta afección pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de llevar a su hijo a su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

El proveedor de atención médica de su hijo revisará sus antecedentes médicos. También le hará un examen. Puede que su hijo necesite análisis para diagnosticar la estenosis de píloro.

Análisis de sangre

Estos análisis verifican si su hijo está deshidratado o tiene desequilibrios minerales.

Radiografía abdominal

Este análisis muestra imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos del niño.

Ecografía abdominal

Este estudio muestra los órganos internos y la circulación de la sangre por diversos vasos sanguíneos del niño.

Serie del tracto gastrointestinal (GI) superior

Una serie del tracto GI superior mira los órganos de la parte superior del sistema digestivo del niño. Estos incluyen el esófago, el estómago y el duodeno. El duodeno es la primera sección del intestino delgado. Para este estudio su hijo tomará bario. Es un líquido metálico que reviste el interior de sus órganos. Esto ayuda a que se vean en una radiografía. Luego, el proveedor de atención médica de su hijo tomará una radiografía de estos órganos.

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

A los niños con esta afección debe realizárseles una cirugía. Pero es posible que en primer lugar haya que tratar la deshidratación y el desequilibrio de minerales de su hijo. El agua y los minerales se pueden reponer a través de fluido intravenoso (IV).

Una vez que su bebé ya no esté deshidratado, se lo operará. A su hijo le administrarán anestesia. El cirujano realizará un pequeño corte (incisión) por encima del ombligo de su bebé. Luego el cirujano arreglará el músculo del píloro. 

Tal vez necesite permanecer en el hospital durante 2 o 3 días. La mayoría de los bebés se recupera rápidamente después de la cirugía. Es probable que, en un principio, su bebé solo pueda beber líquidos transparentes, como una bebida de electrolitos. Los bebés con frecuencia pueden empezar a beber pequeñas cantidades de líquidos transparentes durante las primeras 24 horas.

Los bebés igual pueden vomitar durante varios días después de la cirugía. Esto se debe a inflamación del sitio de la cirugía en el músculo del píloro. La inflamación suele desaparecer al cabo de algunos días.

La mayoría de los bebés podrán alimentarse normalmente para cuando les den el alta del hospital.

Esta afección puede causar deshidratación. Cuando los bebés vomitan con frecuencia, no obtienen suficiente líquido para satisfacer sus necesidades nutricionales. Los minerales necesarios para el cuerpo también se pierden a través del vómito. Incluyen potasio y sodio. Los bebés deshidratados y sin suficientes minerales pueden enfermarse muy rápidamente.

La estenosis de píloro también puede provocar pérdida de peso. Un bebé que vomita toda o la mayor parte de sus comidas no ganará suficiente peso para mantenerse sano.

Los bebés que reciben la cirugía para esta afección no suelen tener problemas a largo plazo. La estenosis de píloro no suele repetirse.

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si su hijo vuelve a tener vómitos fuertes y violentos.

  • La estenosis de píloro es un problema que causa vómitos fuertes en bebés desde el nacimiento hasta los 6 meses. Puede producir deshidratación.
  • En la estenosis de píloro, los músculos del estómago que se conectan al intestino delgado se agrandan. Esto hace que la abertura del píloro se enangoste. Esto evita que la comida pase del estómago al intestino.
  • A los bebés con esta afección debe realizárseles una cirugía para corregirla.
  • Después de la cirugía, la mayoría de los bebés no tiene problemas a largo plazo como consecuencia de la estenosis de píloro.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Cleft Lip and Palate

El labio leporino y el paladar hendido son aberturas o hendiduras en el labio superior o en el techo de la boca (paladar). Un niño puede haber nacido con labio leporino, paladar hendido o ambas cosas. Puede que el labio leporino y el paladar hendido sean los únicos defectos de nacimiento, o puede que se presenten junto con otros defectos.

Un labio leporino puede ser tan leve como apenas una marca en el labio. O tan grave como una abertura grande desde el labio hasta la nariz. 

Un paladar hendido puede dejar una abertura que llegue hasta la cavidad nasal. Un paladar hendido no es tan notorio como el labio leporino porque está dentro de la boca. La hendidura puede:

  • Afectar a uno o a ambos lados del paladar
  • Ir desde el frente de la boca o paladar duro hasta la garganta o paladar blando
  • Incluir el labio

El labio leporino y el paladar hendido se producen cuando un bebé se desarrolla en el útero. Los investigadores no saben la causa exacta del labio leporino y el paladar hendido. Puede deberse a genes que los padres transmiten a sus hijos, así como a factores ambientales. Los factores ambientales incluyen tomar ciertos medicamentos durante el embarazo, fumar o beber alcohol durante el embarazo, infecciones, y muy poca vitamina B y ácido fólico durante el embarazo. Los padres que tienen labio leporino, paladar hendido, o ambas cosas, o que tienen otros hijos con el problema corren más riesgo de tener bebés con ese defecto.

Los síntomas de estos problemas pueden verse en el primer examen que el médico le hace a su bebé. La diferencia que el labio o el paladar tengan respecto de lo normal puede variar. Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • El labio no cierra por completo.
  • El techo de la boca no cierra por completo.
  • Ni el labio ni el techo de la boca cierran por completo.

El labio leporino y el paladar hendido pueden verse en el primer examen que el proveedor de atención médica le hace a su bebé.

Tanto el labio leporino como el paladar hendido pueden corregirse con cirugía.

  • La primera cirugía para el labio leporino suele hacerse antes de que el bebé tenga 1 año de edad, pero tan pronto como sea posible. Por lo general, el bebé debe tener al menos 10 semanas de edad y pesar al menos 4.5 kilogramos (10 libras).
  • La primera cirugía para el paladar hendido suele hacerse antes de que el bebé tenga 18 meses de edad, pero, en este caso también, tan pronto como sea posible.

Además del aspecto de labio leporino, las siguientes son otras complicaciones posibles:

  • Problemas para comer. Los problemas para comer aparecen más con los defectos de paladar hendido. Es posible que su bebé no pueda succionar correctamente debido a que el techo de su boca no está completamente formado.
  • Infecciones de oído y pérdida de audición. Las infecciones de oído suelen deberse a problemas con los tubos que conectan el oído medio con la garganta (trompas de Eustaquio). Las infecciones que vuelven una y otra vez pueden provocar pérdida de la audición.
  • Retraso en el habla y uso del lenguaje. Los músculos involucrados en el habla pueden no funcionar bien. Esto puede ocasionar un retraso en el habla o una forma de hablar extraña. Pregunte al proveedor de atención médica de su hijo acerca de consultar a un fonoaudiólogo.
  • Problemas dentales. Su hijo puede tener problemas con sus dientes. Es posible que su hijo deba ver a un ortodoncista. Es un dentista que se especializa en tratar los dientes que están mal alineados y los problemas con la mandíbula.

El labio leporino y el paladar hendido no siempre pueden prevenirse. Pero hay cosas que puede hacer parar reducir el riesgo. Por ejemplo:

  • Hágase un examen antes del embarazo para asegurarse de estar sana antes de quedar embarazada.
  • Obtenga atención médica prenatal regular y completa durante el embarazo.
  • Tome ácido fólico si está tratando de quedar embarazada.
  • Durante el embarazo, tome vitaminas prenatales a diario que incluyan ácido fólico.
  • No fume.
  • No beba alcohol durante el embarazo.

Debería considerar la posibilidad de tener consejería genética si otros integrantes de su familiares tienen labio leporino y paladar hendido.

El proveedor de atención médica de su bebé le ayudará a ver cuál es la mejor manera de cuidar de su bebé. 

La principal preocupación respecto de su bebé es una buena nutrición. La succión es difícil debido a la abertura en el techo de la boca. Un bebé que solo tiene labio leporino no suele tener problemas para alimentarse. Para ayudar a su bebé a alimentarse, intente lo siguiente:

  • Amamante a su bebé como opción preferida. Le tomará más tiempo y paciencia. También puede extraer su propia leche y dársela a su bebé usando biberones y chupones especiales.
  • Sostenga a su bebé sentado con la espalda recta para ayudarlo a tragar y evitar que la leche ingrese en su nariz.
  • Pruebe con porciones pequeñas y frecuentes. Eso puede ayudar a que su bebé obtenga más calorías y suba de peso.
  • Hay muchos tipos de biberones y chupones para un bebé con paladar hendido. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo para saber qué tipo es el mejor para su hijo.

Para manejar y corregir el labio leporino y el paladar hendido se emplea el enfoque de equipo. Puede haber muchos proveedores de atención médica involucrados en la atención de su bebé. Pueden incluir:

  • Cirujano plástico
  • Cirujano de cara y cabeza (craneofacial)
  • Especialista en oídos, nariz y garganta (otorrinolaringólogo)
  • Ortodoncista
  • Dentista pediátrico
  • Logoterapeuta

El labio leporino es una hendidura en el labio, y el paladar hendido es una hendidura en el techo de la boca.

  • Un labio leporino y paladar hendido se produce cuando hay un problema durante el desarrollo del feto.
  • Los genes y el entorno tienen que ver, pero no se sabe con certeza cuál es la causa.
  • La cirugía es el tratamiento tanto para el labio leporino como para el paladar hendido.
  • La principal preocupación respecto de un bebé con paladar hendido es una buena nutrición.
  • Para manejar y corregir el labio leporino y el paladar hendido se emplea el enfoque de equipo.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Neonatal Abstinence Syndrome

El síndrome de abstinencia neonatal es lo que sucede cuando un bebé se expone a las drogas antes de nacer, mientras está en el vientre de su mamá. Después del nacimiento, el bebé puede tener entonces síndrome de abstinencia a las drogas. 

Casi todas las drogas y medicamentos pasan del torrente sanguíneo de la mamá a través de la placenta al bebé que lleva en su vientre. Si la mamá usa drogas ilegales, eso también puede hacer que el bebé que lleva en su vientre se vuelva adicto. Al nacer, el bebé sigue necesitando la droga. Pero, como ya no tiene acceso a la droga, tiene síndrome de abstinencia.

Algunas drogas y medicamentos tienen más probabilidades de causar el síndrome que otros. Pero prácticamente todos tienen algún efecto sobre el bebé. Por ejemplo:

  • Opiáceos tales como la heroína y medicamentos recetados tales como la codeína y la oxicodona.
  • Anfetaminas tales como la cocaína.
  • Barbitúricos tales como la marihuana.

El uso de alcohol también provoca síndrome de abstinencia en el bebé. Además puede causar otro grupo de problemas llamados trastornos del espectro alcohólico fetal.

Las mujeres embarazadas que usan drogas o beben alcohol ponen a sus bebés por nacer en riesgo de tener el síndrome de abstinencia neonatal y otros problemas. Las mujeres que usan drogas también es menos probable que busquen atención médica prenatal. Eso puede aumentar los riesgos tanto para la mamá como para el bebé.

Los síntomas del síndrome pueden variar según lo siguiente:

  • El tipo de droga utilizada
  • La última vez que la usó
  • Si el bebé nace a término o es prematuro

Los síntomas de abstinencia pueden comenzar tan pronto como entre 24 y 48 horas después del nacimiento. O pueden aparecer recién entre 5 y 10 días después del nacimiento.

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del síndrome. Los síntomas pueden ser algo diferentes para cada bebé. Los síntomas de la abstinencia en los bebés a término pueden incluir:

  • Temblores
  • Llorar demasiado o llorar con un tono muy agudo
  • Problemas para dormir
  • Tono muscular tenso
  • Reflejos hiperactivos
  • Convulsiones
  • Bostezos, congestión nasal y estornudos
  • No se alimenta ni succiona bien
  • Vómitos o diarrea
  • Sudoración
  • Fiebre o temperatura inestable

Los bebés prematuros pueden correr menos riesgo de tener síntomas de abstinencia o pueden tener síntomas menos graves. También puede que se recuperen más rápidamente porque estuvieron menos expuestos a la droga que los bebés a término.

Los síntomas de este problema pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

El diagnóstico se hace según antecedentes de abuso de sustancias por parte de la mamá. Es importante contar con un informe preciso del uso de drogas de la madre. Eso incluye el momento en que consumió la última droga. El proveedor de atención médica puede usar un sistema de puntuación para ayudar a hacer el diagnóstico y determinar qué tan grave es la abstinencia en el bebé. Se asignan puntos para ciertos signos y síntomas, y según la gravedad de cada uno de ellos. Esta puntuación también puede ayudar en la planificación del tratamiento.

El proveedor de atención médica puede analizar muestras de meconio o de orina si sospecha de que la madre usaba drogas. También puede hacerlo si el bebé muestra síntomas del síndrome.

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

Los bebés que tienen abstinencia están irritables. Suele ser difícil calmarlos. Puede ayudar envolver al bebé fuertemente en una manta para darle confort. Estos bebés también pueden necesitar calorías adicionales porque tienen una mayor actividad. Quizás necesiten una fórmula con más cantidad de calorías. También puede que necesiten líquidos IV si están deshidratados o tienen vómito o diarrea graves.

Algunos bebés pueden necesitar medicamentos para tratar síntomas graves de abstinencia, como las convulsiones. Los medicamentos también pueden ayudar a aliviar las molestias y los problemas que causa la abstinencia. Por lo general, a los bebés se les da un medicamento que está en la misma familia que la droga que le ha provocado el síndrome de abstinencia. Una vez que los signos de la abstinencia están bajo control, se va reduciendo lentamente la cantidad de medicamento. Eso ayuda a ir separando al bebé de la droga. Hable con el proveedor de atención médica de su bebé para saber qué tratamientos podrían funcionar para su bebé.

Además de los problemas de abstinencia después del nacimiento, las complicaciones que el bebé podría tener incluyen:

  • Crecimiento deficiente en el útero
  • Nacer antes de tiempo
  • Convulsiones
  • Defectos de nacimiento

Cada droga puede causar problemas específicos en el bebé. Por ejemplo:

  • La heroína y otros opiáceos, incluida la metadona, pueden causar síntomas de abstinencia graves en el bebé. Algunos síntomas pueden durar tanto como entre cuatro y seis meses. Los bebés que nacen de madres que usan metadona pueden también tener convulsiones.
  • Las anfetaminas pueden causar un bajo peso de nacimiento y nacimiento prematuro.
  • El uso de cocaína puede ocasionar un crecimiento deficiente, retrasos del desarrollo, discapacidades del aprendizaje y un menor coeficiente intelectual en el bebé.
  • El uso de marihuana puede causar un menor peso de nacimiento.
  • El uso de alcohol puede tener efectos importantes en los bebés, tanto antes del nacimiento como después. Se retrasa el crecimiento durante el embarazo y después. Además puede ocasionar ciertos problemas de la cabeza y la cara, defectos cardíacos y problemas mentales.
  • Fumar cigarrillos puede causar un bajo peso de nacimiento. También puede aumentar el riesgo de que el bebé sea prematuro o nazca muerto.

Este síndrome es un problema muy fácil de prevenir. Pero solo puede prevenirse si la madre deja de usar drogas antes del embarazo o tan pronto como sepa que está embarazada.

  • El síndrome de abstinencia neonatal sucede cuando un bebé se expone a las drogas antes de nacer, mientras está en el vientre de su mamá. Después del nacimiento, el bebé puede tener entonces síndrome de abstinencia a las drogas.
  • Que la mamá use drogas ilegales puede hacer que el bebé que lleva en su vientre se vuelva adicto.
  • Los síntomas de abstinencia pueden comenzar tan pronto como entre 24 y 48 horas después del nacimiento. O pueden aparecer recién entre 5 y 10 días después del nacimiento.
  • Algunos bebés pueden necesitar medicamentos para tratar síntomas graves de abstinencia. Los medicamentos ayudan a aliviar las molestias y los problemas que causa la abstinencia.
  • El síndrome de abstinencia neonatal es un problema muy fácil de prevenir. Pero solo puede prevenirse si la madre deja de usar drogas antes del embarazo o tan pronto como sepa que está embarazada. 

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Necrotizing Enterocolitis in the Newborn

La enterocolitis necrotizante (ECN) es una enfermedad grave en los recién nacidos. Se produce cuando el tejido del intestino grueso (colon) se inflama. Esa inflamación daña y, en ocasiones, mata el tejido del colon de su bebé.

Cualquier recién nacido puede contraer ECN. Pero es más común en los bebés prematuros. También sucede en los bebés que pasan tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Esta afección es más común en los bebés que pesan menos de 1,500 gramos (3 libras, 4 onzas).

No se conoce la causa de la ECN. Puede suceder si no hay suficiente suministro de sangre y oxígeno en los tejidos intestinales de su bebé. Luego, cuando la comida llega hasta esa zona, las bacterias de la comida pueden dañar esos delicados tejidos. Esto puede ser dañino para los tejidos y hacer que mueran. Cuando esto sucede, se forma un orificio en el intestino. Eso puede causar una infección grave en el abdomen de su bebé.

Hay varias cosas que pueden aumentar el riesgo de que su bebé tenga ECN.

Nacimiento prematuro

Los bebés prematuros son más pequeños y más débiles. Eso significa que pueden tener problemas con la circulación de la sangre y el oxígeno. También tienen problemas con la digestión y para combatir infecciones. Eso aumenta sus probabilidades de tener ECN.

Alimentación con fórmula

Los bebés de alto riesgo tienen más probabilidades de tener ECN. Un bebé de alto riesgo suele ser uno que es prematuro. A los bebés prematuros se los suele alimentar con fórmula mediante biberones o tubos. Los niños amamantados tienen menos probabilidades de contraer ECN.

Nacimiento difícil o bajos niveles de oxígeno en el nacimiento

Los bebés que tuvieron un nacimiento difícil o bajos niveles de oxígeno en el nacimiento tienen más probabilidades de tener ECN. Cuando hay muy poco oxígeno, el cuerpo envía sangre y oxígeno al cerebro y al corazón primero. Por eso, se reduce la cantidad de sangre que llega al tracto intestinal. Eso puede hacer que haya menos oxígeno en la sangre que llega al colon.

Demasiados glóbulos rojos

Los bebés que tienen demasiados glóbulos rojos tienen más riesgo de contraer ECN.

Infecciones en el intestino

Los bebés que tienen infecciones en el intestino tienen más probabilidades de contraer ECN.

Cada niño puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas suelen aparecer en las dos primeras semanas de vida y pueden incluir:

  • Distensión o hinchazón del abdomen (distensión abdominal)
  • La comida no se mueve por los intestinos
  • Líquido de color verdoso (la bilis) en el estómago
  • Evacuación de los intestinos con sangre

Los signos de infección incluyen lo siguiente:

  • Respiración que comienza y se detiene (apnea)
  • Frecuencia cardíaca lenta
  • Letargo (hacer todo muy lentamente)

Los síntomas de la ECN pueden parecerse a los de otras afecciones. Asegúrese de que su hijo vea a su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

El proveedor de atención médica de su bebé comprobará si presenta signos de ECN.

Es posible que su hijo necesite una radiografía abdominal. Una radiografía puede mostrar si el intestino de su hijo tiene aspecto burbujeante. También puede mostrar si hay signos de aire o de gas en las venas grandes del hígado de su hijo. El aire también puede estar en la parte externa de los intestinos en el abdomen de su hijo.

El proveedor de atención médica de su hijo puede, asimismo, poner una aguja en la cavidad abdominal de su hijo. Es para ver si hay líquido intestinal en el abdomen de su hijo. Eso es signo de un orificio en los intestinos.

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Detener la alimentación.
  • Pasar un tubo desde la nariz de su hijo hasta su estómago (sonda nasogástrica o NG). Esto se hace para mantener el estómago de su hijo vacío.
  • Darle a su bebé líquidos y nutrición por vía intravenosa (IV), especialmente leche materna.
  • Darle antibióticos para una infección.
  • Hacerle radiografías para ver si su afección está mejorando.
  • Darle oxígeno adicional o usar un respirador mecánico. Esto se hace si el abdomen de su hijo está tan hinchado que interfiere con su respiración.
  • Aislar a su bebé. Esto se hace para evitar que se propague la infección que pudiese haber.

Si su bebé tiene ECN grave, puede necesitar:

  • Cirugía para quitarle el intestino dañado.
  • Un procedimiento que conecta parte del intestino con una abertura en el abdomen (ostomía).
  • Drenaje de la cavidad abdominal (peritoneal).

La ECN puede hacer que se forme un orificio en los intestinos de su bebé. Eso permite que las bacterias del tracto intestinal pasen al abdomen de su hijo, lo que puede causar una infección. Una parte pequeña o grande del intestino puede resultar dañada. Puede suceder rápidamente.

A un bebé le resulta muy difícil combatir una infección de los intestinos. Incluso con tratamiento, puede tener problemas graves. Algunos de esos problemas son los siguientes:

  • Un orificio en el intestino.
  • Cicatrices o zonas estrechadas (estenosis) en el intestino.
  • No poder absorber la comida y los nutrientes. Esto puede suceder si a su hijo tuvieron que quitarle gran parte del intestino.
  • Infección grave.

No se conoce la causa de la ECN. Eso significa que es difícil prevenirla. Los estudios realizados muestran que los bebés que solo se alimentaron con leche materna, en lugar de fórmula, tienen menos probabilidades de desarrollar esta afección. Asimismo, comenzar a alimentar al bebé normalmente una vez que está estable e ir aumentando la cantidad que come son cosas que también pueden ayudar.  

  • La enterocolitis necrotizante (ECN) es una enfermedad grave en los recién nacidos. Se produce cuando el tejido del intestino grueso (colon) se inflama.
  • No se conoce la causa de la ECN. Los bebés con alto riesgo, especialmente los bebés prematuros que se alimentan con fórmula mediante biberones o sondas, son los que tienen la mayor probabilidad de contraer esta enfermedad.
  • Los síntomas suelen aparecer en las dos primeras semanas de vida de su bebé.
  • El proveedor de atención médica de su hijo puede hacerle radiografías para diagnosticar a su bebé.
  • El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Cytomegalovirus (CMV) in Newborns

El CMV es un virus del herpes. Es muy común. Afecta a personas de todas las edades y de cualquier lugar de Estados Unidos. La mayoría de las veces, el CMV no presenta síntomas o causa síntomas leves. Pero puede causar problemas graves en un feto o un recién nacido.

El CMV es un virus que se propaga de una persona infectada con el virus a otras personas. El virus se puede propagar de las siguientes maneras:

  • Al feto durante el embarazo (CMV congénito).
  • Al recién nacido durante el parto o a través de la leche materna (CMV perinatal).
  • En hogares donde hay niños pequeños y en las guarderías. 
  • Por contacto con saliva, orina, fluido vaginal o semen infectados.

La mayoría de los bebés con CMV presente al nacer (congénito) no presentan síntomas. Cuando hay síntomas, estos pueden incluir, por ejemplo:

  • Pérdida de audición. Puede detectarse durante una prueba habitual para examinar la audición en un recién nacido.
  • Tamaño pequeño, incluyendo una cabeza pequeña.
  • Hígado y bazo agrandados.
  • Color amarillento de la piel (ictericia).
  • Pequeños vasos sanguíneos rotos debajo de la piel.
  • Problemas en los ojos.

Los bebés con CMV perinatal pueden no tener síntomas. Los signos y síntomas pueden desarrollarse a partir de las tres semanas y hasta los seis meses de edad. Pueden incluir:

  • Resultados anormales en los análisis de sangre. Por ejemplo, los resultados pueden mostrar bajos niveles de plaquetas, bajos recuentos de glóbulos blancos o un funcionamiento anormal del hígado.
  • Hígado y bazo agrandados.
  • Inflamación de los pulmones (neumonía)

Los síntomas del CMV pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

La mayoría de las infecciones por CMV en la madre no se diagnostican porque este virus causa muy pocos síntomas. Los análisis que pueden hacerse para el diagnóstico incluyen lo siguiente:

  • En el feto, puede analizarse el líquido amniótico o la sangre fetal para ver si tiene CMV.
  • En un recién nacido dentro de las tres semanas siguientes al nacimiento, pueden hacerse cultivos de orina y de saliva para ver si tiene CMV.

Otras pruebas y análisis pueden incluir:

  • Análisis de sangre, incluyendo hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés) y exámenes para ver el funcionamiento del hígado
  • Tomografía computarizada (TC) del cerebro
  • Exámenes de audición
  • Exámenes de los ojos

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

Los proveedores de atención médica suelen recomendar que no se trate a los recién nacidos que no presentan síntomas. No están de acuerdo con el tratamiento que se indica a muchos recién nacidos con síntomas.

Para algunos bebés con CMV, se recomienda el tratamiento con un medicamento que combate el virus (ganciclovir). Los bebés con las siguientes condiciones pueden tener este tratamiento:

  • Inflamación de los pulmones
  • Recuento muy bajo de plaquetas
  • Problemas de los ojos que pueden ocasionar pérdida de la visión

Los bebés con pérdida de audición o cabeza muy pequeña pueden tomar ganciclovir a largo plazo.

Las posibles complicaciones del CMV pueden incluir lo siguiente:

  • Problemas del sistema nervioso, como convulsiones
  • Problemas con el crecimiento y el desarrollo
  • Problemas para alimentarse

Dado que es tan común, es difícil prevenir una infección por CVM. Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir una infección por CVM, especialmente en las mujeres embarazadas:

  • Lávese las manos con agua y jabón, en particular, después de cambiar pañales, alimentar a los niños, limpiarle la nariz o la boca a un niño, o tocar los juguetes.
  • Evite besar a los niños pequeños en la boca.
  • No comparta tenedores, cucharas, tazas o comida con los niños pequeños.
  • El CMV puede pasarse a un feto durante el embarazo y a un recién nacido durante el parto o a través de la leche materna.
  • La mayoría de los bebés con CMV congénito no presentan síntomas. 
  • El CMV puede causar problemas graves en un feto o un recién nacido. 
  • Algunos recién nacidos con CMV pueden tratarse con un medicamento antiviral.
  • Lavarse las manos con agua y jabón funciona muy bien para quitar el virus de las manos y evitar propagar el CMV.

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.